¡Aguas con los encharcamientos!

Redacción ABC
21 de Febrero 2020, 07:04 horas.
¡Aguas con los encharcamientos!

Foto: Especial

Aunque la lluvia no sea tan fuerte, el pavimento mojado puede generar derrapes y accidentes si no se conduce con precaución

Monterrey.-  Cuando llueve las condiciones para manejar se vuelven complicadas: el tráfico aumenta, la visibilidad disminuye y los autos pierden tracción.

Parecería lógico pensar que conforme más intensa es la caída del agua, más crece el riesgo de chocar. Sin embargo, según un estudio publicado por la Sociedad Meteorológica, una simple llovizna puede causar encharcamientos y las posibilidades de sufrir un accidente mortal.

Scott Stevens, autor principal de la investigación, señaló que "la gente disminuye la velocidad cuando comienza a llover en gran medida, pero subestiman el riesgo de lluvia ligera" situación que incrementa hasta en un 27% la probabilidad de un choque mortal.

Stevens agregó que con lluvia moderada este porcentaje de peligro aumenta hasta el 75 por ciento y que cuando es más intensa aumenta se vuelve dos veces y media más riesgoso.

Para conseguir esta información, el grupo de meteorólogos analizó 125 mil accidentes fatales en 48 estados de su país, todos entre 2006 y 2011, tomando en cuenta cuántos coches hay circulando diario en las calles. 

Esta investigación representa la primera vez que se entregan datos precisos de relación entre la lluvia y los accidentes fatales pues, los anteriores, se basan en reportes policiacos y estaciones meteorológicas.

Mientras que para su estudio se utilizaron datos de radares que pueden medir la lluvia hasta en sus más bajos niveles. 

 

ECHA OJO A TUS FRENOS...

Balatas: En cuanto más apriete la balata al disco, mayor desgaste habrá por eso es necesario su revisión cada 10 mil kms.

Frenos delanteros: Son los que soportan la mayor parte del frenado. Su durabilidad oscila entre 30 mil y los 45 mil kms.

Líquido de frenos: Transmite la fuerza del pedal de freno a las llantas; su duración es de 40 mil kms.

Discos de freno: Permiten que las llantas detengan su rodaje. Se recomienda cambiar cada 60 mil kms.