Arne Cheyenne Johnson es el caso real de 'El conjuro 3'

Nicole Fernandez
22 de Abril 2021, 17:27 horas.
Arne Cheyenne Johnson es el caso real de El conjuro 3

Póster de El conjuro 3 y Arne Cheyenne Johnson llegando al juicio del caso ‘El diablo me hizo hacerlo’. Fotos: Warner Bros. Pictures/Hartford Courant

Comparte en icono icono icono

“Los tribunales se han ocupado de la existencia de Dios. Ahora van a tener que lidiar con la existencia del diablo”.

Estados Unidos.- En 1981, la ciudad de Brookfield en Connecticut se encontraba celebrando su año 193 sin homicidios cuando la racha abruptamente llegó a su fin. 

Era una tranquila noche de febrero cuando Arne Cheyenne Johnson le insertó un cuchillo en el pecho a Alan Bono repetidamente. Murió una hora después y Johnson fue recogido por la policía a dos millas de la escena del crimen. Meses siguientes, Johnson se declaró no culpable diciendo que “el diablo me hizo hacerlo”.

Hoy, en el año 2021, se estrenará una segunda película del afamado caso gracias al universo de ‘El conjuro’. La primera película se estrenó para televisión en 1983 con Kevin Bacon como protagonista. 

El caso de Arne Cheyenne Johnson forma parte del portafolio de los Warren, Ed y Lorraine, investigadores de lo paranormal, y es la trama de la próxima película a estrenarse, ‘El conjuro 3: El diablo me obligó a hacerlo‘.

Gracias a la atención que recibió el juicio de Johnson, se le dio a su caso el nombre de ‘El diablo me hizo hacerlo’, el primer judicial conocido en los Estados Unidos en el que la defensa trató de probar la inocencia basándose en la afirmación de que el acusado estaba poseído.

El abogado Martin Minella afirmó que Johnson estaba en posesión demoníaca cuando cometió el crimen del que se le acusaba y que tenía la evidencia para probarlo. “Los tribunales se han ocupado de la existencia de Dios. Ahora van a tener que lidiar con la existencia del diablo”, le dijo Minella al New York Times en 1981, un mes después del apuñalamiento.

Si eso no fuera lo suficientemente extraño, el equipo de la defensa argumentó que todo comenzó con David Glatzel, el hermano de 11 años de la prometida de Johnson. Afirmaron que cuando el niño había sido "curado" de una posesión, el demonio saltó sobre Johnson.

El 24 de noviembre de 1981, Johnson fue declarado culpable de homicidio involuntario en primer grado por matar a su casero Alan Bono en Connecticut. Cumplió cinco años de su condena de 10-20 años. El asesinato y el juicio llegaron a los titulares de todo el mundo, con los Warren en el centro de la tormenta mediática.

Así comienza el caso: la hermana de David, Debbie Glatzel, llamó a sacerdotes católicos romanos y a los Warren para ayudar con el niño. “Él pateaba, mordía, escupía, maldecía palabras terribles”, les dijo Debbie, en ese momento. "Experimentó intentos de estrangulamiento por manos invisibles que trató de sacar de su cuello, y fuerzas poderosas lo derribaron rápidamente de la cabeza a los pies como una muñeca de trapo".

La madre de David, Judy, dijo que se despertaba gritando por un "hombre de grandes ojos negros, rostro delgado con rasgos de animales y dientes afilados, orejas puntiagudas, cuernos y cascos" que le decía que "tuviera cuidado". El niño no veía películas de terror y no era conocido por mentir.

A David le aparecieron moretones y rasguños mientras dormía. También se escuchaban ruidos extraños en el ático, pero la familia no pudo encontrar una razón para ellos. Desesperados, acudieron a la Iglesia católica en busca de ayuda y un sacerdote bendijo su casa. Aparentemente, todo lo que en realidad hizo fue molestar; los ruidos se hicieron más fuertes, las visiones también y David comenzó a actuar de manera extraña, siseando, hablando en diferentes voces y citando la Biblia y ‘El paraíso perdido’ de Milton.

En declaraciones a la revista People, Lorraine dijo: “Mientras Ed entrevistó al niño, vi una forma negra y brumosa junto a él, lo que me dijo que estábamos lidiando con algo de naturaleza negativa. Pronto, el niño se estaba quejando de que unas manos invisibles lo estaban asfixiando y tenía marcas rojas. Dijo que tenía la sensación de haber sido golpeado".

Los Warren estaban convencidos de que estaba poseído.

image

Junto con un grupo de sacerdotes, Lorraine y Ed realizaron tres "exorcismos menores" en los que afirmaron que David levitaba, soltaba maldiciones, dejaba de respirar e incluso demostró precognición, prediciendo el asesinato que Johnson seguiría cometiendo. "Sabemos que había 43 demonios en el niño", dijo Ed. "Exigimos nombres y David nos dio 43".

Los Warren advirtieron a la policía que la situación estaba a punto de volverse aún más peligrosa.

En la serie de televisión de Discovery Channel, ‘A Haunting’, se afirmó que pocos días después del incidente, Johnson fue atacado por el demonio que “tomó posesión de su auto y lo empujó hacia un árbol”. Johnson resultó ileso, pero pronto comenzó a comportarse de manera extraña.

Un día, Johnson llamó enfermo al trabajo, y junto con Debbie, salieron por comida, bebiendo mucho alcohol. Entre ellos se encontraba, Alan Bono, casero de Johnson. Bono se encontraba en un estado agitado y borracho, tomando a una pequeña Mary de nueve años de edad, prima de Debbie, sin dejarla ir.    

Según Wanda, su hermano Johnson desafió a Bono y le ordenó que soltara a Mary, y mientras la niña corría hacia el auto, Debbie intervino para calmar las cosas. Johnson rugió “como un animal”, sacó el cuchillo, y apuñaló a Bono una y otra vez. Al día siguiente, Lorraine le dijo a la policía que sentía que Johnson estaba poseído en el momento del asesinato. Según el abogado de Johnson, Bono sufrió "cuatro o cinco tremendas heridas", la mayoría de las cuales fueron en el pecho y una que se extendió desde el estómago hasta el fondo del corazón.

El jurado condenó a Johnson por homicidio en primer grado y fue sentenciado a entre 10 y 20 años de prisión; cumplió cinco.

image

Mientras Johnson fue condenado, el drama estaba lejos de terminar. David había pasado de ser un niño sonriente a uno con sobrepeso y perturbado, y aunque los ataques habían disminuido, no habían desaparecido por completo.

Se hicieron tres libros del caso con diversas versiones: uno por Lorraine, otro fue una reedición y otro desmintiendo todo, llamando a los Warren mentirosos por David y otro de sus hermanos llamado Carl. 

Lorraine ha defendido la participación de los Warren y ha negado las afirmaciones de Carl. Incluso, las ganancias de su libro fueron compartidas con la familia. Debbie y Johnson apoyan por completo la versión de los Warren

Qué tan de cerca seguirá ‘El conjuro 3’ el expediente de los hechos, está por verse, pero sea lo que sea, no se puede negar que el casoEl diablo me hizo hacerlo’ es fascinante, creas en la posesión o no.

Te puede interesar