Así era la eterna rivalidad entre Pelé y Maradona

EFE
25 de Noviembre 2020, 15:28 horas.
Así era la eterna rivalidad entre Pelé y Maradona

Fotografía: EFE

Comparte en icono icono icono

Edson Arantes Do Nascimiento declaró hoy por la mañana que espera jugar junto al 'Diez' en el cielo

Pelé y Maradona, fallecido este miércoles a los 60 años, no coincidieron sobre el césped, pero mantuvieron una rivalidad titánica a lo largo de décadas por el título del mejor jugador de la historia del fútbol.

Los dos alimentaron la eterna disputa entre Brasil y Argentina, con polémicas declaraciones sobre quién fue el mejor que sobrepasaron el ámbito deportivo en algunas ocasiones, aunque en los últimos años imperó la admiración mutua.

Pelé y Maradona se conocieron personalmente por primera vez el 9 de abril de 1979. Por aquel entonces, el astro brasileño hacía dos años que había colgado las botas con una retirada por todo lo alto en el Cosmos de Nueva York.

El encuentro, que se produjo gracias a la mediación de la revista argentina El Gráfico y al periodista Guillermo Blanco, fue en un lugar emblemático y cargado de historia: el hotel Copacabana Palace de Río de Janeiro.

El Rey recibía a un muchacho de 18 años, que ya había declarado que soñaba con conocer al ídolo brasileño ganador de tres cetros mundiales (Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970).

Fue una hora de conversación entre risas, espontánea. Hubo tiempo hasta para tocar la guitarra.

También le recomendó conservar su físico, en una suerte de profecía que después truncaría su carrera por sus problemas de adicción a las drogas.

La cordialidad de ese primer encuentro se fue borrando con los años a partir de polémicos cruce de declaraciones entre ambos.

"Que vuelva al museo", afirmó Maradona sobre el astro brasileño en una rueda de prensa como técnico de la selección argentina, en 2010 durante el Mundial de Sudáfrica.

Antes, Pelé había dicho en un acto promocional que Maradona "aceptó" ser seleccionador de la Albiceleste porque "necesitaba empleo y dinero".

La polémica continuó por meses y en octubre de ese 2010, durante el lanzamiento de un proyecto social, Pelé volvió a la carga.

"Ganó ese regalo de Dios de jugar a la pelota. Y tuvo mucha suerte porque a pesar de todo lo que le salió mal en la vida, como las drogas, hay gente que todavía le da trabajo. No se puede poner como ejemplo a alguien que solo hace las cosas mal. Fue un gran jugador, pero un ejemplo negativo", subrayó.

"Pelé es un esclavo, le vendió el corazón a la FIFA. Y cuando la FIFA lo patea se quiere amigar con nosotros los jugadores. Él viene a mi país y me quiere ayudar a mí, pero cuando tuvo que ayudar a Garrincha, que se murió de cirrosis, no lo hizo", afirmó en una entrevista para el programa "El Rayo", en 1998.

"No podía haber jugado al lado de Pelé porque no le habría gustado tener un mal compañero. Somos agua y aceite. Cuando se dice de un jugador que él se entrega a los dirigentes no me agrada. Y su carrera fue así", dijo el exjugador de Boca Juniors, Sevilla, Barcelona y Nápoles, tres años después.

No obstante, a pesar de esa batalla dialéctica a distancia, en los últimos años enfundaron sus espadas y se intercambiaron elogios.

Te puede interesar