Aún no termina la lucha contra etiquetado frontal

Redacción ABC
14 de Febrero 2020, 06:35 horas.
Aún no termina la lucha contra etiquetado frontal

Foto: Especial

Comparte en icono icono icono

Sector agroalimentario, señala que nuevas advertencias en productos envasados afectará su producción; advierten que combatirán medida por medios legales

México.- Aunque la Ley General de Salud, que contempla el etiquetado frontal en alimentos envasados y bebidas no alcohólicas, se publicó desde noviembre pasado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), los empresarios del ramo siguen luchando para evitar o matizar su aplicación.

Integrantes de la industria agroalimentaria advirtieron en días pasados que combatirán de forma legal la Norma Oficial Mexicana 051 (NOM 051), incluida en dicha ley, ya que el etiquetado afectaría 42 mil toneladas de su producción anual.

La norma, aún sin fecha oficial de inicio ni la reglamentación necesaria, afectaría sobre todo al trigo, maíz, frutas y caña de azúcar y pone en riesgo al campo, que ya trae una merma del 30 por ciento, denunció Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

De acuerdo con los legisladores que impulsaron la iniciativa, el objetivo del etiquetado frontal es convertirlo en una herramienta contra la obesidad y diabetes que se han vuelto casi una epidemia entre los mexicanos, principalmente los niños y jóvenes.

El modelo, inspirado en uno que se aplica en Chile desde 2016, contempla incluir en la parte frontal de los alimentos envasados octágonos negros con tipografía blanca que advierten sobre el contenido peligroso de azúcares, grasas, sodio y exceso de calorías.

Lo que preocupa a los empresarios mexicanos es que en Chile, este esquema generó una caída de hasta 25 por ciento en las ventas de pastelillos, dulces y bebidas azucaradas, aunque –según a datos oficiales– el sobrepeso y la obesidad crecieron 2.2 por ciento entre 2016 y 2018.

De la Vega explicó que el 75 por ciento de las 230 mil toneladas que el sector agroalimentario produce al año se destina al procesamiento de alimentos y prevé que la cuarta parte de esa cantidad (unas 42 mil toneladas) resultaría afectada por el nuevo etiquetado.

Además, al sector le costaría 6 mil millones de pesos cambiar el etiquetado de los productos, mencionó Alejandro Magalón, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias (Canainca).

VOCES A FAVOR

Sin embargo, prestigiados organismos internacionales han elogiado el esquema de etiquetado frontal de México, como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), que aseguró que es “de los mejores del mundo”.

“Contempla las mejores experiencias internacionales y la evidencia científica más actualizada y relevante, por lo que podría incluso convertirse en un ejemplo para otros países que atraviesan este proceso de lucha contra el sobrepeso y la obesidad,” expresó en un comunicado Christian Skoog, representante de Unicef en México.

Los legisladores, con el aval de expertos y activistas, diseñaron la reforma para combatir el sobrepeso en México, un problema de salud que le cuesta al país el 5.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al afectar a tres de cada cuatro mexicanos, según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Ha sido un paso fundamental en la lucha contra el sobrepeso y obesidad en México, y el nuevo etiquetado debe contar con el apoyo de toda la población y de diferentes grupos de interés para que su proceso de adopción sea lo más rápido y adecuado posible”, enfatizó el representante del organismo internacional.

Desatan octágonos intensa polémica

El etiquetado frontal en alimentos envasados y bebidas azucaradas fue propuesto por los diputados como una medida para combatir el sobrepeso, la obsesidad y la diabetes entre los mexicanos de todas las edades

Advertencias: El objetivo es alertar al consumidor, mediante mensajes en octágonos negros, del contenido de sodio, grasas, azúcares y exceso de calorías en alimentos industrializados.

Sin ‘adornos’ Además de la alerta contra dichas sustancias, se prohibirá que estos productos contengan imágenes de personajes o dibujos que incentiven entre los niños el consumo.

Más severos: A los productos que contengan sustancias como que generen reacciones en el organismo, incluso se añadirá la advertencia "evitar en niños".

Experiencia: Este esquema ya se aplicó en Chile, donde las ventas de productos como pastelillos, dulces y bebidas azucaradas cayeron hasta 25 por ciento.

Pendiente: Aunque la Ley General de Salud se publicó ya en el Diario Oficial de la Federación, aún no ha sido aplicada por falta de normatividad.

Te puede interesar