Consejos de una enfermera para uso de mascarilla

Nicole Fernandez
24 de Julio 2020, 16:01 horas.
Consejos de una enfermera para uso de mascarilla

Foto: Especial

Comparte en icono icono icono

Maximiza la protección de tu cubreboca, mascarilla o tela con estas recomendaciones...

El uso de la mascarilla data desde el siglo 19. Se creó para la protección de gérmenes por otros y su propósito continúa siendo el mismo hoy.

Entender por qué el uso de una mascarilla, cubreboca o tela, para proteger nariz y boca ha sido vital en el sector salud por décadas, y hoy es casi mandatorio debido a la pandemia por coronavirus, va de la mano con aprender cómo usarla y saberla usarla.

Joy Pieper, enfermera, compartió 5 formas en las que se puede aprovechar al máximo el uso de la mascarilla y más información que complementa el por qué es necesario su uso:

1. No todas las mascarillas son creadas de la misma manera

Las mascarillas de tela son consideradas apropiadas para el uso del público, en general, aunque se recomienda el uso de una mascarilla de dos capas.

Lo que no se recomienda es una mascarilla con válvula porque en realidad, aunque se esté protegiendo a uno mismo, no se protege a los demás. El que la usa respira aire filtrado, pero al exhalar, aire no filtrado es expulsado.

 

2. No hay que dejarse de lavar las manos

Antes de colocarse el cubreboca, se debe realizar el apropiado lavado de manos. Cada vez que haya contacto con la cara, se debe hacer con las manos limpias, y así mismo al removerse la protección facial de preferencia.

Cuando se tiene el cubreboca o la mascarilla colocada no hay que estarla tocando a cada momento. Lo ideal es evitar el contacto entre ella y las manos lo más posible. Si se debe ajustar la mascarilla, hay que lavarse las manos después.

 

3. Usar la mascarilla de la manera correcta

La mascarilla, cubreboca o tela debe sentirse cómoda y siempre debe cubrir nariz y boca, asegurada debajo de la barbilla. Cubrirse únicamente la boca no sirve de nada. Los humanos respiramos por la nariz y boca. El propósito de la mascarilla es bloquear la transmisión de gérmenes, que puede ocurrir al exhalar o al inhalar.

 

image

 

4. Al removerse la mascarilla

Cuando llega el tiempo de quitarse la protección de la cara, se debe realizar el lavado de manos y tomar los hilos o lo que se encuentre en la mascarilla que la sujete, para removerla de la cara. Hay que doblar la mascarilla, cubreboca o tela, de modo que las esquinas exteriores se unen.

Nunca hay que ponerse la protección en la frente o en el cuello como si fuera una bufanda. Al colocar la protección en el lugar que se lavará, hay que lavarse las manos una vez más.

 

5. La protección facial se debe lavar así…

Para lavar la mascarilla, cubreboca o tela, el detergente regular bastará. Si se usa una lavadora, el agua debe estar lo más caliente posible a como la tela lo permita.

Para secarla es el mismo método. La temperatura más caliente posible y dejar que se seque por completo antes de rehusarla.

Si se prefiere el lavado a mano, un blanqueador desinfectante es lo adecuado para limpiarla con agua fría. Después, hay que dejarla a secar al sol. 

 

La mascarilla es incómoda, sí. Pero todos estamos tratando de protegernos, cuidarnos y mantener al mejor porcentaje la salud personal. ¡Usemos las mascarillas con orgullo y con conciencia!

Te puede interesar