Eliseo Aceves, formador de campeones

El entrenador avecindado en la colonia Constituyentes del 17 se enorgullece por cada logro de los futbolistas que ha forjado.

Eliseo Aceves, formador de campeones.Créditos: Especial
Escrito en DEPORTES el

Con casi 30 años como entrenador infantil, Eliseo Aceves, sigue recogiendo frutos de las semillas que sembró en muchos niños de la Escuela de Futbol Rayados San Nicolas. El pasado domingo celebró a la distancia el bicampeonato de Luis Reyes con Atlas, futbolista regio a quien le tocó formar sus bases dentro del balompié.

“Creo que fue la constancia lo que lo hizo llegar hasta donde está”, afirmó parado sobre el campo de juego en el que instruyó a ‘Ricky’, como él lo llama.

“Es un ejemplo para tantos jugadores que por una cosa u otra ya no siguen, él le sufrió, nunca se rajó y con el apoyo de su familia, de sus padres, eso lo llevó a seguir adelante”, contó a ABC Deportes.

Sus ojos se llenan de brillo al recordar las anécdotas vividas en la cancha que se ubica en la colonia Santa María, en San Nicolás, que hoy luce con maleza y que es usada como depósito de basura, pero que, en su momento, fue el campo de los sueños para descubrir grandes talentos, como el ahora referente del Atlas.

“Es la disciplina que se les inculca a todos los jugadores, siempre tratamos de darles una buena base de trabajos de coordinación, para que lleguen más orientados a la etapa de juveniles y más grandes, y no es solo el trabajo mío aquí en la escuela, también de los demás entrenadores”, respondió con sencillez.

Además de iniciar al Hueso’ Reyes, el entrenador nicolaíta cimentó la carrera de jugadores como Jonathan Orozco y Carlos Rodríguez, quienes actualmente son seleccionados nacionales y pudiesen asistir al Mundial de Catar.

Entre sus pupilos también se encuentran Jorge Caballero, Felipe Sifuentes y Marcelo Gracia, quienes lograron ser campeones del Mundial Sub-17 en 2011.

Con orgullo, ‘Cheo’ disfruta el como uno de sus pupilos logró un bicampeonato histórico en el futbol mexicano, y que la pasión, esfuerzo y dedicación que ha puesto desde hace casi tres décadas sigue forjando grandes futbolistas, pero mejores personas.