DISTRITO M

"El mundo peatonal es el mundo de la humanidad”: Ricardo Padilla, Socio Director Fraterna / Pladis

Ricardo Padilla, Socio Director Fraterna / Pladis uno de los pioneros en el desarrollo inmobiliario del centro de la ciudad. Foto: Luis Espino."El mundo peatonal es el mundo de la humanidad”: Ricardo Padilla, Socio Director Fraterna / PladisCréditos: Luis Espino
Por
Escrito en DISTRITO ABC el

“El automóvil es un artefacto hermoso”, asegura el arquitecto Ricardo Padilla. “Es bonito y cómodo, pero nos hace súper aislados”, agrega el socio director de Fraterna / Pladis.

Complementa sobre los bólidos de cuatro ruedas: “son pequeñas cápsulas de egoísmo programado donde cada quien está en su mundo, no hay contacto, no hay visión, ni siquiera te puedes saludar, todo el mundo va a toda velocidad”.

Padilla recurre a la reflexión para hablar de la relevancia que para él tiene el “mundo peatonal”, concepto que empresas como la suya han usado de bandera en los proyectos inmobiliarios que hoy impulsan la regeneración del centro regio.

“Cuando vives peatonalmente estás muy próximo de tus vecinos, a la vista de ellos, puedes saludarte, tener una conversación, una cortesía, y así empieza el mundo de la comunidad a funcionar”, dice el empresario y arquitecto.

“Empieza a aparecer una cosa muy relevante que es el mundo peatonal, que es el mundo de la humanidad”, agrega.

Con una estatura que supera el 1.90, Padilla también ha tenido la mira alta para construir ambiciosos proyectos verticales en la zona centro de Monterrey.

Sólo en el área de la iglesia de La Purísima, que se ubica sobre la Av. Hidalgo, su empresa llevó a cabo cuatro proyectos, los cuales, él mismo se jacta, llevaron a más de 500 familias a vivir al Primer Cuadro de la urbe regia.

El empresario dice sentirse orgulloso de haber sido pionero en esta embestida que hoy se ha dispersado a más desarrolladores, y a decenas de proyectos de vivienda, oficinas y comerciales en la zona más clásica y tradicional de Monterrey.

“Esta idea de recuperar el centro y de regresar al centro es de hace 25 años. Es un sueño, un anhelo y ver que eso empieza a suceder es un gran regalo”, confiesa Padilla.

La diferencia, explica, “es que hace 25 años no había las herramientas legales para poder hacer esta ciudad que ahora sí está ocurriendo”.

Y refrenda la visión que ha acariciado largamente: “recuperar estos espacios para que más familias regresen es nuestro gran orgullo y nuestro gran logro; las familias están regresando al centro y cada vez son más”.