En la mira: ¿Cripto... qué?

En esta edición, Distrito ABC ofrece una amplia entrevista con un directivo de Bitso

En la mira
Por
Escrito en DISTRITO ABC el

Las criptomonedas son un fenómeno imposible de ignorar y aunque muchos todavía las ven con dudas, otros están convencidos de que han llegado para quedarse.


La más famosa de ellas, Bitcoin, nació hace ya 13 años pero hoy son más de 18,000 las divisas de este tipo.

En abril de 2013, Bitcoin dio el gran salto al cotizarse en $266 dólares y capturó la atención de inversionistas y medios. 

Aquellos $266 dólares se han convertido hoy en más de $39,000, lo que significa que en ese tiempo el valor de cada Bitcoin aumentó 147 veces.

O dicho de otra forma, si alguien hubiera comprado en 2013 10 Bitcoins, habría pagado por ellas $2,660 dólares y hoy podría vender esas mismas monedas en $390,000 dólares, con un rendimiento de más de $387,000 dólares o $7.7 millones de pesos..

Muchos todavía se preguntan si las monedas virtuales suplantarán eventualmente a las monedas comunes y corrientes y a ser tan importantes como el dólar, el euro o el yen; o si en cambio son una tendencia pasajera.

En México tenemos un ejemplo a favor de la primera variante y se llama Bitso, una fintech que el año pasado alcanzó la envidiable categoría de “Unicornio”, valuándose por encima de los $2,200 millones de dólares.

Esto sólo significa que hay fondos e inversionistas que le apuestan a futuro a este mercado.

En esta edición, Distrito ABC incluye una amplia entrevista con uno de los cerebros de ese proyecto, Felipe Vallejo, director de asuntos corporativos de Bitso.

Vallejo reconoce que las criptomonedas “continúan siendo intimidantes” y que todavía queda un buen trecho por recorrer para que se vuelvan más accesibles.

Si bien ya tienen un tiempo en el mercado, las monedas virtuales aún causan cierto resquemor.

Por principio de cuentas son activos 100% digitales. Son creados mediante un proceso de minería (“mining”) que requiere computadoras muy poderosas para resolver complejos algoritmos y calcular enormes cantidades.

Utilizan la tecnología “Peer-to-peer” (P2P y en español “par-a-par”), que se refiere al intercambio de información entre iguales y sin el involucramiento de una autoridad central. Este concepto es fundamental, ya que a diferencia de las divisas comunes y corrientes, las criptomonedas no son regidas por un banco central.

Por ejemplo, en el caso del dólar, el ente rector es la Reserva Federal (Fed), encargada de producir los billetes verdes y, de alguna manera, decidir su valor.

El P2P es una tecnología que opera a su vez dentro de la arquitectura informática llamada Blockchain, o cadena de bloques, que tiene como principio fundamental la descentralización.

Es así como las criptomonedas se compran y venden en todo el mundo sin necesidad de que intervenga un banco central, para validar las transacciones.

Pero si bien esta descentralización libera a las monedas virtuales de la manipulación e interferencia de gobiernos, por otro lado no hay una autoridad central que asegure que las cosas se están manejando correctamente o bien que respalde su valor.

Algunos ven en esta independencia una virtud, pero otros ven un riesgo.

Las fluctuaciones también pueden ser dramáticas. En noviembre pasado, por ejemplo, cuando Bitso se convirtió en el patrocinador del Club Tigres, Bitcoin se cotizaba en $1.2 millones de pesos y actualmente ronda los 790,000 pesos, es decir -$410,000 menos.

Todavía hay asuntos pendientes para que el “mundo cripto” se consolide y aporte beneficios más allá de sus cualidades como instrumentos de ahorro e inversión.

Hay muchos signos que indican que para allá va y, como en todo, serán los más audaces, arriesgados y atrevidos quienes saquen el mayor provecho. O, en su defecto, quienes acaben corriendo con las pérdidas.

(Aclaración: En la semana del 9 al 13 de mayo del 2022 las criptomonedas sufrieron un fuerte revés y los cálculos referidos en esta columna cambiaron. La abrupta caída en las cotizaciones de Bitcoin es muestra de lo cambiante y volátil de este mercado. Aun así, visto en un plazo mediano y largo, los rendimientos de estos instrumentos virtuales son considerables).