Perderle miedo a la terapia, un gran paso contra el estrés

Ante las enormes presiones que hoy enfrentan los ejecutivos, ir al psicólogo es un bálsamo emocional

Los ejecutivos y directivos tienen en la terapia una alternativa para estabilizarse mentalmente
Por
Escrito en DISTRITO ABC el

El estrés no distingue puestos de trabajo ni condición social, pero a mayor nivel de responsabilidad, también son mayores las presiones y riesgos de impacto en la parte emocional.


Ante ello, los ejecutivos y directivos de hoy en día tienen en la terapia una alternativa para estabilizarse mentalmente y combatir las presiones que implican los ajetreos de la vida profesional.

Liderar equipos de trabajo y además dar buenos resultados a la empresa son tareas tan demandantes que, según los especialistas, tienden a generar grandes dosis de ansiedad.

Si a ello se suma una personalidad perfeccionista, que es común entre los ejecutivos y directivos, se está creando una “bomba perfecta” de estrés, con repercusiones tanto en lo mental como en lo físico.

El estrés es parte de la vida, dice el Dr. José Sánper. “Es como la cuerda de un violín: cuando está muy floja, no suena bien, pero si la aprietas demasiado la puedes reventar”, dice el especialista en atención psicológica a directivos y ejecutivos.

Llegar a niveles extremos de estrés, alerta, implica perder calidad de vida y la manifestación de enfermedades.

Pero hay una salida
De acuerdo con Sánper, una alternativa para solucionar de fondo el estrés de los ejecutivos es acudir a la terapia de tipo cognitivo conductual.

“La terapia que es más efectiva y avalada científicamente es la cognitivo conductual, y si esto se combina con el mindfulness (“atención plena”), se pueden lograr buenos resultados”, opina Sánper.

El mindfulness es una corriente que promueve tomar mejor conciencia del momento presente, lo que ayuda a combatir la ansiedad y depresión, causada en muchas ocasiones por el arrepentimiento de acciones pasadas o bien la incertidumbre sobre el futuro. 

Según el especialista, usualmente los ejecutivos no se dan el tiempo para obtener las herramientas los ayuden a “poner a raya” el estrés.

“La mayor dificultad que he encontrado con los ejecutivos es que no tienen tiempo para recibir ayuda. Están tan estresados, que no tienen tiempo ni para aprender a manejar el estrés”, asegura.

Pero según Sánper, la opción de la terapia cognitivo conductual promete encontrar un equilibrio en breve tiempo. 

“A diferencia de otras orientaciones terapéuticas, esta variante permite, con cuatro a seis sesiones, adquirir las herramientas para afrontar las situaciones o circunstancias generadoras del estrés”, asegura.

En estas sesiones, no mayores a 50 minutos, los ejecutivos y directivos pueden trabajar en eliminar creencias de perfeccionismo y en la solución de problemas y asertividad, así como en técnicas de relajación.

Si estas terapias se llevan con éxito, repercuten también en la organización, dice Sánper, ya que “cuando desde la cabeza cambian las prácticas, éstas se van contagiando en cascada hacia los subordinados”.

Principales efectos del estrés

· Dolores de cabeza

· Dolor de cuello

· Dificultad para conciliar el sueño

· Afectación en la concentración

· Fatiga crónica

· Dificultad en las relaciones sexuales