Se propagan temores por las criptomonedas

La racha de pérdidas de Bitcoin, que hasta junio era de casi -70% desde su punto máximo, alimenta el miedo de que la tendencia pudiera ser irreversible

El Bitcoin comenzó a desplomarse desde marzo pasado en el marco de la actual volatilidad financiera que sufren los mercados internacionales. Foto: Internet
Por
Escrito en DISTRITO ABC el

“Si sube o baja en los próximos cinco o 10 años, no lo sé pero de lo que sí estoy seguro es que Bitcoin no produce nada”, dijo recientemente el famoso inversionista Warren Buffet al dar su opinión sobre la famosa criptomoneda.

Y remató: “yo no pagaría ni $25 dólares por todos los Bitcoins del mundo”.

Sus declaraciones resonaron en el marco de la actual racha de depreciaciones que ha sufrido la moneda virtual, que hacia el cierre del mes pasado había caído casi -70% respecto de su nivel máximo, alcanzado apenas en noviembre del 2021.

Aunque tienen todavía muchos adeptos, las criptomonedas atraviesan hoy una nueva avalancha de desconfianza que hace gravitar con fuerza las críticas de sus detractores.

Máxime cuando entre ellos están personalidades como Bill Gates, el fundador de Microsoft, quien en un evento apenas el 21 de junio dijo que no quería tener nada que ver con las “cripto” ni con los NFT (Medios No Fungibles), propiedades también virtuales que recientemente se han posicionado con mucha fuerza como activos para la inversión.

Ya desde el año pasado, Bitcoin había sido presa de una fuerte volatilidad cuando el magnate Elon Musk, dueño de Tesla y hoy hombre más rico del mundo, dijo que dejaría de aceptar esa moneda como pago para la compra de sus vehículos eléctricos.

Al 23 de junio del 2022, una Bitcoin se cotizaba en $415,800 pesos mexicanos, cuando apenas en noviembre del 2021 había llegado a costar casi $1 millón 400,000.

La moneda virtual comenzó a desplomarse desde marzo pasado en el marco de la actual volatilidad financiera que sufren los mercados internacionales, caracterizada por una alta inflación, poco crecimiento económico y caídas en las cotizaciones de las grandes empresas, en especial las del giro tecnológico.

Los críticos de las criptomonedas cuestionan que no estén ligadas a activos físicos o a propiedades intelectuales, y que no generen flujos de efectivo ni paguen dividendos o intereses a quienes invierten en ellas.

Su precio, afirman, depende exclusivamente de la oferta y la demanda, lo que dificulta que su valor tenga estabilidad.

En tanto, sus defensores afirman que al ser independientes de los bancos centrales, están salvaguardadas de los cuestionables manejos de los gobiernos. 

Incluso, algunos las han llegado a comparar con el oro, un activo que nunca pierde valor y al que los inversionistas siempre recurren cuando hay crisis y buscan estabilidad.

Los expertos coinciden en que todavía es muy temprano para saber si el dinero cripto está ya condenado, pero advierten que sí se va a requerir de mucha innovación para encontrarle aplicaciones útiles y asegurar su viabilidad hacia el largo plazo.

 


Gran perdedor

Recientemente se dio a conocer la lista de atletas que más han perdido con la caída de las criptomonedas.

Muchos de ellos, durante el boom de estos instrumentos, decidieron convertir sus activos a cripto y ahora batallan para poderlos regresar a dólares.

El caso más notorio fue el de Trevor Lawrence, mariscal de campo de los Jaguares de Jacksonville, de la NFL, quien perdió más de $24 millones de dólares durante las recientes caídas de Bitcoin.

 

Bitso: ‘hacer el mundo cripto más accesible’

Bitso, igual que Tigres, ‘busca transformar’

Ser ‘unicornio’ no distrae al CEO de Nowports