Esperan aficionados hasta la madrugada

Rafael Martínez
27 de Mayo 2019, 06:52 horas.
Esperan aficionados hasta la madrugada

Foto: Luis Mendoza

Primero regios ven juego afuera del estadio Universitario, después esperan llegada de su equipo, que arriba pasadas las 2:00 horas de hoy al aeropuerto

Monterrey.-  Nuevo León volvió a vibrar con un campeonato, y aunque fue la ciudad de León, Guanajuato, la sede del partido de Vuelta, fue en el Estadio Universitario donde se celebró eufóricamente la séptima corona en la historia de Tigres.

La afición incomparable respondió al llamado que su equipo hizo a través de sus redes sociales, invitándolos a vivir la fiesta de la final desde muy temprano. Durante el partido se tuvo un registro de 51 mil personas de acuerdo a Protección Civil del Estado, cifra que se triplicó en los festejos del campeonato.

La hora era lo de menos, desvelarse celebrando no importaba, aunque al día siguiente hubiera trabajo, pues un Tigre no deja solo a sus Tigres, por lo que aguardaron pacientemente a que sus ídolos se hicieran presentes en el escenario que fue montado para recibirlos en el festejo.

“Aquí nos vamos a quedar a recibirlos hasta que vengan, no importa que mañana haya que trabajar, aquí vamos a estar”, comentaron Emilio González y Rodolfo Preciado, aficionados felinos.

Familias completas, niños, niñas y hasta uno que otro Rayado llegaron al estacionamiento poniente del coloso nicolaíta, para apoyar en todo momento al representante regiomontano.

Las calles lucieron tapizadas de amarillo, los alrededores del volcán eran adornados con banderas, y automóviles haciendo sonar el claxon, señal de alegría por lo logrado.

El aeropuerto también recibió a centenas de incomparables que sin importar la distancia y el riesgo que corrieron de no verlos, al sacar al equipo por un costado, evadiendo a los aficionados, estuvieron coreando con fuerza el “Tigres, Tigres” y “poropopo, poropopo el que no salte no es campeón”.

En las redes sociales todos se manifestaban, desde aficionados que agradecían a Nahuel y otros más preferían creer en la ayuda divina venida desde el cielo con Osvaldo Batocletti.

Los propios jugadores felinos presumían el logro, como Gignac que confesaba ni en sus sueños imaginar lo que ha vivido en su equipo, el Club Tigres publicando videos donde están rasurando el bigote del “Tuca”, mientras algunos aficionados se ponían el bigote de Ferretti.

Tigres es campeón, motivo por el cual medio Nuevo León no durmió.