Estado dejó de ser principal violador de DH: AMLO

Felipe Barrera Jaramillo
10 de Diciembre 2019, 08:36 horas.
Estado dejó de ser principal violador de DH: AMLO

Foto: Especial

López Obrador refrendó el compromiso de su gobierno de respetar los derechos de todas las personas

Ciudad de México.- Al entregar el Premio Nacional de Derechos Humanos, el presidente Andrés Manuel López Obrador refrendó el compromiso de su gobierno de respetar los derechos de todas las personas, advirtió que todo funcionario que trasgreda la ley y viole garantías individuales será castigado, porque siempre ha sido esa su lucha.

“Tenemos el compromiso de que no se violen los Derechos Humanos en nuestro país, antes el principal violador de los derechos humanos era el Estado, ahora no es así, porque no se permite la violencia, la tortura, el aniquilamiento, las masacres, las desapariciones, la impunidad y si algún servidor público viola los las garantías de las personas es castigado”, dijo.

López obrador destacó el apoyo de las fuerzas armadas en las tareas para garantizar la seguridad publica y “sin violar los derechos humanos, esto es muy importante porque necesitamos vivir en paz, en tranquilidad, pero eso solo se puede lograr si hay justicia y hay bienestar, no apostar a la fuerza, no querer enfrentar la violencia con la violencia”.

Al mismo tiempo, el presidente López Obrador refrendó su total apoyo a la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra, quien fue cuestionada por legisladores del PAN durante la sesión para elegir al nuevo ombudsman nacional, en la sede del Senado de la República.

“Tiene nuestro apoyo, ella ha sufrido la desaparición de su hermano y su madre Rosario Ibarra de Piedra es un ejemplo en la defensa de los derechos humanos, durante la búsqueda de su hijo creo una organización -Eureka- e hizo muchas denuncias cuando era muy riesgoso.

Arremetió nuevamente contra los anteriores presidentes de la CNDH por los salarios que recibían de entre 200 y 300 mil pesos y no hacían nada para defender a la población.

“Se volvió una profesión lucrativa, hasta se estudiaba para eso, porque si se tenía nivel de maestría o doctorado en Derechos Humanos se podía llegar a una institución a ganar esos sueldos sin hacer nada, sin atender a las víctimas, actuando de alcahuetes del régimen, simulando, Todo eso se tienen que acabar, por eso hay muchos inconformes, pero se tienen que ir acostumbrando a que ya no puede haber simulación”, recalcó.