Japón castigará con cárcel a ciberacosadores

Esto, a fin de evitar situaciones como la de la luchadora Hana Kimura, quien fue encontrada muerta después de sufrir constantes ataques vía redes sociales.

Ciberacosadores podrían ir a la cárcel en Japón. Créditos: Pixabay
Por
Escrito en GLOBAL el

Tokio. – Entró en vigor una nueva reforma del Código Penal en Japón, la cual establecerá hasta un año de cárcel y multas económicas que podrían llegar hasta los 2 mil 200 dólares a todas aquellas personas que realicen insultos en internet.

Hasta antes de esta actualización, las autoridades japonesas castigaban con 30 días de detención o 10 mil yenes, que se traducen a 72 dólares, a los usuarios en redes que cometían dicho delito que, en casos extremos, puede desencadenar la muerte del acosado.

Esta situación cobró impulso luego de que se diera a conocer una multa en contra de dos individuos acusados de haber insultado vía redes sociales a la luchadora profesional Hana Kimura, quien falleció el 23 de mayo tras una campaña de odio desatada en su contra.

La joven, de apenas 22 años, llegó a ser víctima de ciberacoso, y decidió acabar con su vida, sin embargo, horas antes de que su cuerpo fuera encontrado, Kimura había publicado varios tweets en donde dejaba entrever la intención que tenía en suicidarse.

Si bien no hay muchos detalles entorno a la causa de su muerte, se sabe que la luchadora llegó a ingerir sulfuro de hidrógeno.

Hana Kimura.

Al considerar que el castigo económico para los dos hombres implicados, que correspondió a 9 mil yenes (mil 364 pesos), había sido insuficiente, se pidió un endurecimiento en la ley que fue presentada en la sesión parlamentaria de este año.

El proyecto de ley fue finalmente aprobado el pasado 13 de junio después de que las fuerzas políticas llegaran a un acuerdo para añadir una disposición complementaria que estipula que en los tres años siguientes a su promulgación se hará una revisión para determinar si la ley restringe la libertad de expresión.

“El ciberacoso es un delito que debe ser tratado con severidad”, dijo el ministro japonés de Justicia, Yoshihisa Furukawa, en una rueda de prensa celebrada esta semana.