Congresistas piden a Biden reclamar justicia por jesuitas fallecidos en México

El grupo instó a la Administración a trabajar en conjunto con el gobierno de México para que se haga justicia.

Por
Escrito en GLOBAL el

Washington, (EFE).- Una veintena de congresistas estadounidenses ha reclamado al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que interceda para que el reciente asesinato en México de dos sacerdotes jesuitas no quede impune.

El grupo insta a la Administración a trabajar en estrecha colaboración con el gobierno mexicano para que se haga justicia y para implementar políticas con las que poner fin "a la crisis de violencia que azota al pueblo mexicano".

Su carta, difundida este jueves, considera fundamental trabajar de forma conjunta "dada la inquietante realidad de que los autores de delitos violentos en México rara vez son llevados ante la justicia".

Los padres Javier Campos y Joaquín Mora fallecieron el 20 de junio en el norte de México. Habían ofrecido protección en su iglesia a Pedro Palma, un guía turístico local que estaba siendo perseguido por un poderoso miembro del cartel de Sinaloa, y cuando este último llegó al templo disparó mortalmente contra los tres.

"El presunto homicida, José Noriel Portillo Gil, no ha sido detenido. Esto es muy alarmante porque el Sr. Portillo es buscado por varios otros asesinatos, incluido el asesinato de un turista estadounidense en 2018", indicaron los legisladores.

Entre los firmantes están los demócratas Jesús "Chuy" García, nacido en Durango (México), Jim McGovern y Lou Correa.

En su opinión, lo sucedido está lejos de ser un caso aislado: en 2021, se registraron más de 33.300 homicidios en México, un aumento significativo respecto de los aproximadamente 15.650 de 2014, según sus cifras.

"Además de trabajar para promover la justicia en este caso particular, alentamos una mayor coordinación bilateral con México para abordar la violencia rampante", subrayaron los congresistas.

En su alegato también instaron a rechazar el enfoque "militarizado" del presidente Andrés Manuel López Obrador contra el crimen organizado, que en su opinión "plantea graves preocupaciones en materia de derechos humanos y no logra enfrentar la causa fundamental de la violencia: la cultura generalizada de la impunidad".