Mueren dos por explosión de coche bomba cerca de las Cataratas del Niágara

Las autoridades investigan el caso para determinar si se trató de un ataque terrorista.

Estalla coche bomba cerca de las Cataratas del NiágaraCréditos: Especial
Por
Escrito en GLOBAL el

Nueva York. – Al menos dos personas murieron luego de la explosión de un coche bomba en el puente Rainbow Bridge, en las Cataratas del Niágara, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

El hecho ocurrido la tarde de este miércoles 22 de noviembre ya es investigado por la Oficina Federal de Investigación (FBI, en inglés), en lo que se teme que sea un posible ataque terrorista.

La explosión provocó el cierre del puente, así como también de los pasos fronterizos hacia Estados Unidos desde el oeste de Nueva York.

Respecto a lo anterior, ya se pronunció la alcaldesa neoyorquina, Kathy Hochul, quien adelantó que se reuniría con autoridades de la ciudad de Buffalo para obtener mayor información.

“La Policía de Nueva York está trabajando activamente con el Grupo de Trabajo Conjunto contra el Terrorismo para monitorear todos los puntos de entrada a Nueva York. Viajo a Buffalo para reunirme con las autoridades y el personal de emergencia y actualizaré a los neoyorquinos cuando haya más información disponible”, escribió en su cuenta de X.

Por su parte, la Autoridad de Transporte de la Frontera del Niágara dio a conocer un aumento en la seguridad en todo el sistema.

Esta situación ha provocado que los viajeros que se encuentran en el Aeropuerto Internacional de Buffalo Niagara, tengan que permanecer a la espera de controles adicionales.

Mismo caso con los vehículos que lleguen al aeropuerto, ya que serán sometidos a controles de seguridad.

“Los aeropuertos de Buffalo y las Cataratas del Niágara están plenamente operativos. Aconsejamos a los viajeros que tomen en cuenta estas precauciones adicionales, además de los viajes de vacaciones”, mencionó la agencia vía X.

El ministro de Seguridad Pública de Canadá, Dominic LeBlanc, ha calificado el incidente como "muy grave", mientras que no hay una reacción oficial del Gobierno estadounidense.