Hombre intenta matar cucaracha y provoca explosión en su departamento

Las cucarachas son insectos con una gran capacidad de supervivencia; la velocidad y su resistencia son dos de sus cualidades.

Persona intenta matar cucaracha y causa explosión en su departamento Créditos: Especial
Por
Escrito en GLOBAL el

Kumamoto. – Un hombre que intentó matar una cucaracha provocó una explosión en su departamento en la ciudad de Kumamoto, Japón.

El curioso incidente se registró alrededor de las 00:00 horas del pasado 10 de diciembre, y ha causado el asombro de la comunidad en redes sociales.

¿Cómo se produjo la explosión?

De acuerdo a la versión de la Estación de Policía de Kumamoto Higashi, todo empezó cuando un hombre de 54 años de edad descubrió una cucaracha en el interior de su departamento en el distrito de Chuo.

Él, intentando matar el animal, fue por el insecticida y roció una gran cantidad del mismo para aturdir y eventualmente envenenar al blatodeo.

Un minuto después de esto se originó la explosión que, de acuerdo a las pesquisas, habría surgido cerca de una mesa de calefacción.

La detonación hizo que una ventana se quebrara, dejando heridas leves en el cuerpo de la persona.  

El diario local, The Mainichi, destacó que el Centro Nacional de Asuntos del Consumidor de Japón ha recibido varios reportes de explosiones presuntamente causadas por insecticidas que son rociados sobre enchufes eléctricos y otras fuentes de ignición.

Cucaracha muerta | Pixabay 

Curiosidades sobre las cucarachas

Las cucarachas son insectos muy interesantes, pero a la vez que causan asquerosidad a las personas que, tan pronto las ven cerca, intentan matarlas, tal y como lo hizo el ciudadano japonés.

Una de las curiosidades de este insecto es su capacidad de supervivencia, ya que pueden vivir hasta siete días sin cabeza, eso sin mencionar que  tienen la capacidad de aguantar la respiración durante 40 minutos.

El mecanismo de defensa principal de las cucarachas es su velocidad, ya que han llegado a desarrollar una velocidad de 1.5 metros por segundo, que sería un equivalente a los 300 kilómetros por hora en un ser humano.