Mueren cuatro colaboradores humanitarios extranjeros en Gaza

Los miembros de la organización World Central Kitchen (WCK), así como un palestino que estaba con ellos, murieron tras un supuesto ataque aéreo israelí.

Mueren cuatro colaboradores humanitarios extranjeros en Gaza.Créditos: MOHAMMED SABER / EFE
Por
Escrito en GLOBAL el

Jerusalén.- Cuatro trabajadores humanitarios extranjeros afiliados a la organización World Central Kitchen (WCK), fallecieron en un supuesto ataque aéreo israelí al centro de Gaza, según informan medios palestinos y confirmó a EFE un trabajador de la organización en el enclave.

Se cree que se trata de los primeros trabajadores humanitarios extranjeros asesinados en la guerra de Gaza desde el 7 de octubre, y que ya se ha cobrado más de 32.800 víctimas, la mayoría mujeres y niños.

"La ocupación asesinó a un equipo de salvamento (humanitario) formado por un británico, un polaco, un australiano y un cuarto extranjero de nacionalidad desconocida, así como un palestino en Deir al Balah", informó la Oficina de Medios gazatí del Gobierno de Hamás.

Según detallan medios locales, el cuarto fallecido es de nacionalidad irlandesa, mientras que el gazatí muerto in situ en el ataque trabajaba como conductor del vehículo, que fue bombardeado mientras circulaban por la costa gazatí.

Sus cuerpos, cubiertos por chalecos antibalas negros con el logo de WCK y casco de protección, según muestran fotografías difundidas en redes sociales, fueron trasladados al Hospital Mártires de al-Aqsa, en la misma ciudad de Deir al-Balah, de acuerdo con fuentes médicas.

El ejército israelí informó en un comunicado "estar realizando una revisión exhaustiva al más alto nivel para comprender las circunstancias de este trágico incidente", y reiteró que han trabajado "estrechamente" con WCK -fundada por el aclamado chef español afincado en EE.UU. José Andrés- para repartir alimentos y ayuda humanitaria en Gaza.

La ONG estadounidense World Central Kitchen participó el pasado 15 de marzo en la llegada a Gaza de 200 toneladas de alimento y agua, inaugurando un corredor marítimo a bordo del barco del “Open Arms”, y pese a los llamados de la comunidad internacional y otras organizaciones humanitarias de que solo la llegada masiva de alimento por tierra conseguirá paliar una hambruna inminente en Gaza.