Millones de personas disfrutan eclipse total de sol en México, EU y Canadá

La franja del eclipse solar se observó desde Mazatlán, México hasta las Cataratas del Niágara, en la frontera de Estados Unidos y Canadá.

Trayectoria de la proyección del eclipse total solar 2024.Créditos: eclipse2024.org
Por
Escrito en GLOBAL el

Norteamérica.- Millones de personas en México, Estados Unidos y Canadá se sumergieron en la sombra de la Luna para presenciar un eclipse solar total que se pudo apreciar especialmente en el norte de México, el país idóneo para observar este lunes el fenómeno astronómico que habrá que esperar para contemplar nuevamente, el año que viene, aunque será parcialmente.

El fenómeno astronómico oscureció completamente el norte de México, de Sinaloa a Coahuila, y generó expectativas y emoción entre el numeroso público.

Incluso, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acudió a observar el evento en Mazatlán, donde comentó que es "un fenómeno astronómico único" que se apreciará en esta urbe "como en ninguna otra parte en el mundo. Es el centro, el punto más importante para observar este fenómeno", señaló con entusiasmo.

Pero la magnitud del eclipse también se sintió más allá de México, con 650 millones de personas en Estados Unidos y Canadá observándolo parcialmente y 42,8 millones presenciándolo en su totalidad.

Los eclipses son fenómenos raros y excepcionales, ocurren aproximadamente cada 18 años y no siempre en la misma ubicación geográfica.

El de hoy comenzó su ruta en Mazatlán, México, a las 9:51 hora local y continuó su trayectoria hacia Estados Unidos, donde ciudades como Eagle Pass en Texas presenciaron la totalidad del fenómeno. A pesar de las nubes y la lluvia, la comunidad se benefició del viento que permitió disfrutar del eclipse conocido como el Gran Eclipse Americano.

En contraste, en Nueva York, el eclipse se transformó en una atracción efímera, con eventos de visionado en lugares icónicos y encuentros espontáneos a lo largo de la ciudad.

En Washington D.C., un festival celebró el eclipse con actividades educativas y visuales. La expectativa del evento fue palpable en todo Estados Unidos, con millones de personas maravilladas por la transitoria noche diurna.

Simultáneamente, en Canadá, las cataratas del Niágara se vistieron de oscuridad y festividad.