Hace México puente humanitario para 414 personas

Redacción ABC
23 de Mayo 2020, 18:25 horas.
Hace México puente humanitario para 414 personas

Foto: Especial

En total, Jalisco ha colaborado con la desembarcación de 674 tripulantes del crucero Koningsdam

Jalisco.- El Gobierno de México realizó un puente humanitario para que 414 personas pudieran desembarcar en territorio nacional y posteriormente regresar a sus países de origen.

Esta acción se llevó a cabo en coordinación con las autoridades de Jalisco y del municipio de Puerto Vallarta.

Las personas que fueron ayudadas habían sido transferidas al crucero Koningsdam con anterioridad.

Tras desembarcar, 43 tripulantes fueron trasladados a la ciudad de México, para posteriormente tomar un avión comercial con destino a Ámsterdam, Holanda.

Asimismo, se abordaron otros dos vuelos chárter, el primero con 88 personas a Sao Paolo, Brasil y en el segundo partieron 281 tripulantes con rumbo a Belgrado, Serbia.

Nota relacionada..Suman más de mil mexicanos muertos por COVID en EU

De la misma manera, se brindó apoyo a dos personas de nacionalidad ucraniana que estaban varadas en Puerto Vallarta, mismas que se incorporaron al vuelo con destino a la capital del país, para luego trasladarse hacia su lugar de residencia.

El operativo se realizó con la protección necesaria de las diferentes autoridades federales y estatales, que intervinieron para agilizar trámites y logística de desembarco, verificación del estado de salud mediante protocolos de sanidad internacional, así como las revisiones migratorias, aduanales y de seguridad.

image

En total, en Jalisco ha apoyado a repatriar a 674 tripulantes de la embarcación durante los últimos tres días, luego de que el crucero Koningsdam atracara en el muelle de Puerto Vallarta, solicitando apoyo para que las personas a bordo pudieran desembarcar y regresar a sus lugares de origen

Este tipo de acciones, los puentes humanitarios, son realizadas en solidaridad con mexicanos y personas de otros países, que necesitan apoyo para trasladarse a sus lugares de residencia, sin poner en riesgo a los viajeros, población o al personal que realiza los protocolos.