Hombre condenado injustamente por asesinato es liberado 32 años después

Nicole Fernandez
31 de Mayo 2021, 14:55 horas.
Hombre condenado injustamente por asesinato es liberado 32 años después

Gilbert Lee Poole Jr. liberado luego de que evidencia de ADN lo descartara como asesino. Foto: Escuela de leyes WMU Cooley

Comparte en iconoiconoicono

Fue condenado a cadena perpetua por el apuñalamiento fatal en junio de 1988.

Estados Unidos.- Un hombre que pasó casi 32 años en una prisión de Michigan por una condena de homicidio culposo ha sido absuelto del crimen no cometido, gracias a pruebas de ADN.

Gilbert Lee Poole Jr., de 56 años, salió de una prisión en Jackson después de que un juez del condado de Oakland anuló su condena por asesinato en 1989 basándose en pruebas de ADN que lo excluyeron de la escena del apuñalamiento fatal.

"Debo decir que no entendí lo que estaba sucediendo en 1988 cuando vine a la corte para ser juzgado por un asesinato que no cometí", dijo Poole al juez. "A los 22 años, y a mil millas de distancia de cualquier persona que conociera, pateé, grité, pisoteé y dije que esto no estaba bien".

Poole fue condenado a cadena perpetua por el apuñalamiento fatal en junio de 1988 de Robert Mejia, cuyo cuerpo fue encontrado cerca de un sendero para correr en Pontiac. Sospechosos no fueron identificados hasta meses después que la novia de Poole, en ese entonces, lo implicó en el asesinato para después convertirse en testigo clave del caso. Luego, un dentista relacionó a Poole durante su juicio con una marca de mordedura encontrada en el cuerpo de Mejía, un tipo de evidencia que desde entonces ha sido ampliamente desacreditada por organizaciones científicas y legales, según el abogado de Poole y el fiscal general de Michigan, Dana Nessel.

"La condena del Sr. Poole se basó en pruebas poco fiables, incluida una comparación de marcas de mordida, que no se basa en la ciencia", dijo la abogada Marla Mitchell-Cichon del Innocence Project de WMU en un comunicado.

 

recuadro
Gilbert Lee Poole Jr. es liberado después de pasar casi 32 años en prisión por el asesinato de Robert Mejia en 1989. Foto: Departamento correccional de Michigan
 

Te podría interesar: En plena discusión, pareja cae siete metros de balcón

Varias manchas de sangre de la escena del crimen, así como una encontrada en una piedra incrustada en el cuerpo de Mejía, no coincidían ni con la víctima ni con Poole, pero su asesor legal nunca presentó la evidencia en el juicio, dijo Mitchell-Cichon.

Nessel dijo en un comunicado que estaba de acuerdo con el abogado de Poole, diciendo que el análisis de las marcas de mordida había sido desacreditado y considerado poco confiable en los años posteriores a la condena de su cliente. Poole comenzó a cumplir su cadena perpetua en junio de 1989.

El ADN encontrado en el cuerpo de Mejía implica a una persona desconocida, dijeron Mitchell-Cichon y la oficina de Nessel.

Poole, que vivía en Pontiac en ese momento pero es originario de Carolina del Norte, agradeció a sus partidarios en la corte mientras le decía al juez de circuito del condado de Oakland Rae Lee Chabot que pasó su tiempo tras las rejas estudiando leyes, pero que no encontraba salida a su pesadilla.

"No fue hasta que me rendí a un poder superior y Dios intervino, y me envió una banda de ángeles para mirar más allá de las reglas y regulaciones, y mirar para ver quién estaba parado en el horno", dijo Poole.

"Estaba parado en el horno. No pertenecía aquí. Tengo que agradecerles a todos y cada uno de ustedes, sin ustedes esto no sería posible".

Te puede interesar