'Joker' no es la única película violenta

Redacción ABC
09 de Octubre 2019, 15:08 horas.
Joker no es la única película violenta

Foto: Especial

A lo largo de las décadas han existido muchas películas que han marcado a diferentes generaciones por los diferentes tipos de violencia que manejan

Monterrey.- La película que cuenta la vida de la némesis de Batman, el “Guason” recibió fuertes críticas porque podría incitar a la violencia. Pero el cine ya nos dio otros ejemplos históricos.

El debate se repite a través de los años y, en cada década, una nueva pieza del séptimo arte hace que nos hagamos la misma pregunta: ¿puede una película incitar a la violencia? El debate llevaría horas y de hecho, hay por lo menos 50 años de teorías de la comunicación, la psicología y la sociología tratando de descifrarlo.

Hay quienes insisten en la idea de un espectador pasivo, capaz de ejecutar todo aquello que los medios masivos le indican que debe hacer, sentir o decir. Otros quienes opinan lo opuesto, argumentando que espectadores y oyentes, toman decisiones activas desde que eligen qué consumir y cómo hacerlo.

Lo cierto es que aquellas obras de ficción o no-ficción donde el protagonista es el villano o el anti héroe, por lo general acarrean y levantan tras de sí, los vientos que despiertan los rumores de la controversia por su uso o explotación de la violencia. Hoy le toca al Guasón, película dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquin Phoenix, quienes han recogido en iguales proporciones elogios y cuestionamientos.

Pero en el pasado, existieron otras obras (hoy clásicos indiscutidos) que debieron sobrevivir al mismo  escrutinio público.

Scarface (Caracortada).

Por muchos motivos, desde lo narrativo hasta lo técnico, una de las mejores historias del cine contemporáneo.

Tony Montana (Al Pacino) es un refugiado cubano que llega a Miami durante los ’80, determinado a dejar de vivir en la pobreza. Su situación lo lleva a involucrarse en el mundo del crimen organizado y convertirse en un rey del narco en el sur de los Estados Unidos.

Dirigida por el siempre controversial, Brian De Palma, y estrenada en 1983, la recepción inicial de la crítica fue mixta. Sus detractores sostuvieron que la trama era vacía y que el film solamente buscaba enaltecer la violencia gráfica, ya que sobre utilizaba recursos como el lenguaje soez y las escenas de disparos y muerte. Hoy en día, es una pieza invaluable de la historia del cine y una parte indivisible de la cultura popular.

Fight Club (El Club de la Pelea).

La primera y quizás más contundente y estremecedora crítica al consumismo, del fines de los ’90.

Dirigida por el prestigioso cineasta, David Fincher, este film cuenta la historia de “El narrador” (Edward Norton) quien gracias a su vida vacía se hace adicto a los grupos de apoyo; entre ellos, un club de lucha clandestino.

Fue estrenada en 1999 en el Festival Internacional de Cine de Venecia, siendo en su tiempo amada y odiada por igual. El Club de la Pelea se nutre de escenas de violencia explícita e indaga sobre la construcción de la masculinidad mientras explora la sociopatía de sus personajes. Pero la alta empatía que el elenco genera, la hizo blanco de cuestionamientos por venerar este tipo de conductas.

Visceral, dura, nihilista y (por supuesto) violenta, esta película hoy es una joya que todo amante del cine debe ver.

Taxi Driver.

La película que consagró a Robert De Niro, retratando la paulatina perdida de la cordura de su personaje.

Estrenada en 1976 y dirigida por Martin Scorsese, el film narra la historia de Travis Bickle, un ex militar solo que trata de reinsertarse en la turbulenta y decadente sociedad neoyorquina, tras su regreso de Vietnam.

El uso de lenguaje fuerte, armas, violencia y la introducción de una joven Jodie Foster en la piel de una prostituta menor de edad, hicieron de esta película una fuente de de controversias.

Un día de furia (Falling Down).

Una onda al “hombre blanco enojado” y un verdadero clásico inolvidable de la historia del cine.

El largometraje de Joel Schumacher protagonizado por Michael Douglas, narra la “epopeya” del recientemente divorciado William Foster, por llegar al cumpleaños de su hija. Luego de ser despedido de su trabajo y atascado en el tránsito, se encontrará con obstáculos impensados que cambiarán el curso de su vida.

Gráfica y violenta, la película es famosa por resultar ofensiva para distintas comunidades y etnias, tanto que sería casi inconcebible un estreno de este tenor en nuestros días. Como una crítica a la sociedad contemporánea, Un día de furia cuestiona el estereotipo del hombre blanco, no sin antes alterar por completos a sus espectadores.

Craig Stephen, tirador de la masacre de Chapel Hill en Carolina del Norte, Estados Unidos, era un confeso fanático del film, al punto de estar obsesionado con él.

La naranja mecánica (A Clockwork Orange).

La adaptación del libro homónimo a manos del siempre enorme Stanley Kubrick, que llegó para cambiarlo todo.

Estrenada en 1971 y protagonizada por Malcolm McDowell, cuenta la historia de Alex De Large y sus amigos, un grupo de inadaptados adolescentes que hacen estragos en Londres sin remordimientos, hasta que son víctimas de un curioso experimento para rehabilitarlos.

En este largometraje se utiliza y refuerza el concepto de ultra violencia, mientras se cuestiona el rol de las fuerzas represivas del Estado y los vínculos familiares atravesados por la posmodernidad. Gracias a sus escenas de violencia gráfica, fue prohibida en España, censurada en Estados Unidos y retirada de los cines en Inglaterra, por la naturaleza extrema de las escenas de violencia sexual.

Hoy en día es una pieza inigualable del cine moderna, una feroz crítica actual y por sobre todas las cosas, una obra maestro que combina todos los elementos para adquirir un valor cultural incalculable.

fiiart