Marchan en NL por una mayor inclusión en el Día Mundial de la Concienciación del Autismo

El contingente conformado por poco más de 200 personas marchó por el principal cuadro de la ciudad para visibilizar las necesidades de las personas con autismo.

Personas marchando en el corredor Morelos, centro de Monterrey. Créditos: Selene Gaytán / ABC Noticias.
Por
Escrito en LOCAL el

Monterrey.- Niños, jóvenes y adultos con espectro autista en compañía de sus familiares, marcharon por el centro de Monterrey en el marco del Día Mundial de la Concienciación del Autismo.

Desde el cruce de las calles Garibaldi y Morelos, justo en el inicio del corredor comercial Morelos, los participantes de la marcha pacífica se congregaron para iniciar su recorrido pasadas las 17:00 horas.

La organización fue llevada a cabo por la comunidad Conexión Autista y, en específico por Alex Cortina, un joven de 29 años diagnosticado con autismo hace apenas cuatro años, y víctima de hostigamiento laboral por dicha condición.

Según Alex, no esperaba la gran respuesta que tuvo el movimiento, en donde marcharon poco más de 200 personas a lo largo de Morelos y la explanada de la Macroplaza hasta llegar a la Explanada de los Héroes, frente al Palacio de Gobierno.

“Pensábamos que iban a venir 50, 100 personas, esta marcha yo la organicé con el miedo que tengo porque soy víctima de bullying laboral en Petróleos Mexicanos en Cadereyta, teníamos miedo que no se hiciera esta marcha desde hace días, pero nosotros lo hacemos para sembrar y cosechar un futuro para los niños”, mencionó.

Mencionó también que, pese a realizar la movilización este 2 de abril, es importante la visibilización diaria de las personas con autismo, esperando que en el futuro no sea un motivo de hostigamiento físico o verbal.

“Ahora ya se cambió como autismo grado 1 y el espectro es muy grande, lo que nosotros estamos haciendo es sembrar para cosechar en 10, 20 o 30 años una mejor calidad de vida”, agregó.

Entre los más de 200 asistentes portando prendas azules, color que simboliza este trastorno del desarrollo neurológico. A su vez, había quienes portaban pancartas exigiendo mejores espacios públicos para la convivencia sana, e incluso un mejor transporte público.

Otra de las peticiones fue la de mejorar la atención en las escuelas a los menores diagnosticados con autismo, quienes, en ocasiones, se ven obligados a emigrar a escuelas privadas, especiales o de mayor costo, en donde sí hay personal capacitado para impulsar su educación.