Muere ´padre´ de Astérix y Obelix

Redacción ABC
24 de Marzo 2020, 11:31 horas.
Muere ´padre´ de Astérix y Obelix

Albert Uderzo con sus creaciones.

El dibujante Albert Uderzo, creador de aventuras de héroes galos junto a René Goscinny, fallece a los 92 años de edad debido a un ataque al corazón

Reims.- Albert Uderzo, dibujante y creador junto a René Goscinny de las historias de Astérix el galo, murió este martes a los 92 años, informó su familia.

"Albert Uderzo murió mientras dormía en su domicilio de Neuilly (a las afueras de París) de un ataque al corazón, sin relación con el coronavirus. Estaba muy cansado desde hacía varias semanas", indicó su yerno, Bernard de Choisy.

Tan genial como modesto, Uderzo creó con Goscinny los cómics de Astérix y Obélix en 1959.

Seis décadas más tarde, se han vendido unos 370 millones de ejemplares en todo el mundo, traducidos a 111 lenguas y dialectos. Junto a Goscinny, fallecido en 1977 a los 51 años, publicaron 24 álbumes.

Las aventuras de Astérix y Obélix y su irreductible aldea gala, nacidas del ingenio y los colores de Goscinny y Uderzo, han dado lugar a 38 álbumes, de los que se han vendido 380 millones de ejemplares en 111 lenguas.

Nacido en 1927 de padres italianos en el pueblo de Fismes, junto a Reims (norte de Francia), y fascinado por el cómic y por hacer reír a los demás -nunca ocultó que su profesión frustrada era la de payaso-, Uderzo dibujó desde su más tierna infancia, lo que le llevó a crear en 1944 su primer cómic, "Flambergue", una historia de mosqueteros.

Su vida cambió cinco años más tarde, tras conocer a Goscinny, a quien consideraba su "hermano" y con quien ideó las aventuras de uno de los personajes más universales en la historia del tebeo: Astérix el galo.

Autores asimismo de otros cómics como el del pequeño indio Umpah-Pah, la pareja creativa se rompió en 1977 con la muerte del guionista.

Uderzo decidió continuar con la serie de Astérix ejerciendo él mismo como guionista y dibujante -lo que hará durante otros siete álbumes-, e incluso llegó a fundar su propia casa editorial, Albert-René. En 2011, pasó el relevo a autores más jóvenes, supervisando en todo momento su trabajo.