Miércoles 23 de Noviembre de  2022

AMLO rechaza presiones de EU para aceptar maíz transgénico

El Presidente especificó que en el país, el maíz amarillo se utiliza como forraje para animales.

Autoridades de EU buscan que México compre, para consumo humano, maíz amarillo que se usa como forraje, explicó López Obrador.Créditos: Especial
Escrito en NACIONAL el

Ciudad de México.- México no admitirá presiones de otros países, como Estados Unidos, para introducir productos transgénicos como el maíz amarillo para consumo humano, aseguró ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al referirse a las presiones ejercidas por senadores estadounidenses para que México abra este mercado para consumo humano, dijo que les debe quedar claro que las políticas mexicanas se definen en el país.

“Cuando venga la comisión del Senado les vamos a decir esto, se lo planteé al secretario de Agricultura estadounidense y al embajador de Estados Unidos en México, y sí, los senadores están presionando en Estados Unidos, nada más que, con todo respeto, las políticas de México las decidimos en México”, señaló el mandatario.

Durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional especificó que en el país, el maíz amarillo se utiliza como forraje para animales.

En su conferencia aludió también al proceso para legislar en torno al glifosato, sobre el cual reconoció que existe una importante polémica porque no se han encontrado alternativas de origen natural para sustituir la función de este herbicida.

“La propuesta que estamos impulsando es que se vaya eliminando ese herbicida porque, en efecto, está demostrando que daña a la salud, pero es una situación especial no solo de carácter mercantil o de predominio económico donde solo está de por medio el lucro”, señaló López Obrador.

Agregó que este producto permite la limpia de hierbas, “hay desde luego quienes piden se utilice más el machete, como era antes la limpia. Los que venimos del campo lo sabemos, la limpia se hacía con el machete, pero eso para la agricultura comercial de grandes extensiones ya no les resulta, se quejan de que no hay jornaleros suficientes”, explicó.

López Obrador mencionó que se acordó que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) iniciara investigaciones al respecto, como parte del viraje de este organismo en su actuación, porque anteriormente “se usaba dinero público para favorecer empresas que fabricaban productos chatarra, trasnacionales financiadas por el Conacyt”.