Compra usado...Sé sostenible

Consumidores ven con más interés los productos de moda de segunda mano pues acceden a marcas de calidad a bajos precios y, además, cuidan el planeta

Tania Rendón, creadora de "De mi clóset a tu closet"
Por
Escrito en NEGOCIOS el

Lejos del estigma que limitaba o juzgaba la compra de artículos de segunda mano, actualmente el interés por reducir el impacto de la moda en el planeta ha generado una mayor apertura hacia este tipo de consumos.

“Se volvió una onda más cool el que cuides el planeta”, dice Tania Rendón, creadora del formato “De mi clóset a tu clóset”.

Su proyecto consiste en la ubicación itinerante de bazares de prendas usadas -en su mayoría- en  la metrópoli regia.
Hay más conciencia, se jacta, y además hay una intención de pertenencia.

Contrario a lo que parecía tiempo atrás un indicativo de sufrir limitantes económicas, la compra de productos usados ahora proyecta a personas más responsables con su entorno, asegura la también influencer.

“Se ha perdido ese cliché porque cada vez hay más figuras, más personas con cierto tipo de liderazgo, que fomentamos este tipo de compras”, señala.

Rendón se convirtió en una promotora de este movimiento en la ciudad de Monterrey, cuando por una situación personal decidió que era momento de poner en marcha el proyecto que había ideado desde tiempo atrás, aprovechando su experiencia con los mercados locales, pero también inspirándose en los formatos de Londres y Madrid.

De ahí que ha buscado ofrecer con su emprendimiento una experiencia más amena, ofreciendo la alternativa al aire libre y, además, pet friendly.

Actualmente, como organizadora lleva a cabo eventos no sólo en el área metropolitana de Monterrey, sino en Saltillo y Veracruz.
Éste último, se ha vuelto, comenta, en “un bazar de segunda mano de la alta sociedad, personas de mucho dinero en Veracruz van y venden su clóset”.

El tema económico, es otro punto que Rendón destaca, pues a la par de cuidar el planeta los artículos de segunda mano implican un costo inferior a lo que podrían adquirirse como nuevos.

Por ejemplo, una bolsa de la marca de lujo Luis Vuitton, propiedad del multimillonario Bernard Arnault, puede costar $40,000 pesos nueva, pero bajo el formato de segunda mano bajaría hasta una cuarta parte de esta cantidad.

De esta forma, además de mantener con vida a los artículos, se evita la compra de ropa desechable o fast fashion, se generan ahorros y se contribuye al reciclaje, protegiendo al planeta, asegura Rendón.

La apertura a lo usado, agrega, ha provocado incluso un crecimiento en el surgimiento de nuevos jugadores en el mercado, tanto en físico como en digital. 

"Cuidar el planeta se volvió cool; comprar de segunda mano te brinda pertenencia"

 

Sin salir de casa
Algunas alternativas para la compra y venta de ropa y artículos van más allá del ámbito físico y se consolidan en el terreno digital.

Cada una maneja diferencias de tiempos, de pago o comisiones, así como costos de envío, pero todas ofrecen la facilidad de navegar y seleccionar los productos desde la comodidad de un smartphone.

Éstas son algunas de las aplicaciones que ya participan en el mercado:

GoTrendier
La aplicación te permite publicar tus opciones de venta o comprar artículos. Desde ahí mismo puedes recibir tus pagos o hacer el monitoreo de los productos que adquieres.

Bazzarcito
Luego de registrarte y tener acceso a tu cuenta, puedes navegar por los productos; cuando haces una compra, se genera una guía para el envío de tu paquete, que será entregado entre uno y tres días.

Swappy
Es una tienda en línea que ofrece ropa usada en buen estado. La empresa regiomontana se encarga de recolectar la ropa, evaluarla y plantear a los ofertantes un costo, que en caso de ser aceptado, se libera a los usuarios de la plataforma y es pagada al vendedor original.