Gana NL con nearshoring e inversión, pero se rezaga en salarios e infraestructura

Estudios de la UANL revelan efecto expansivo del capital foráneo en el estado, aunque llaman a ajustar las políticas de incentivos para que sus beneficios se multipliquen

En un estudio sobre el impacto socio económico de la inversión en el estado,  la institución analiza, entre otros, los beneficios del nearshoring, un fenómeno que ha detonado la llegada de capital foráneoCréditos: Distrito ABC
Por
Escrito en NEGOCIOS el

Su cercanía al mercado estadounidense, su sistema financiero y de negocios, así como su infraestructura, educación y seguridad son los grandes atractivos de Nuevo León para la inversión, aunque ésta no genera efectos significativos en bienestar social, concluye la Facultad de Economía de la UANL.

En un estudio sobre el impacto socio económico de la inversión en el estado,  la institución analiza, entre otros, los beneficios del nearshoring, un fenómeno que ha detonado la llegada de capital foráneo.

Diversas empresas están migrando actualmente de Asia a la entidad no sólo por su cercanía con Estados Unidos, sino también por las dificultades aduanales y sanitarias que se han presentado en las naciones del Pacífico, principalmente en China.

“Es así como en 2021, Nuevo León concentró el 20% del flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) que recibió el país y en 2022 se convirtió en el estado líder nacional como receptor”, dice el estudio a cargo de la Facultad de Economía. 

El análisis cita a la Secretaría federal de Economía, la cual reportó flujos de capital foráneo en la entidad por $4,776.9 millones de dólares durante el año pasado.

El documento, de 186 páginas, explica que los efectos de la IED son expansivos para la economía local, ya que incentivan la demanda de productos y servicios, además de generar valor agregado y aumentar los ingresos laborales.

No obstante, aclara que pese a una mejoría en el número de empleos, “no se encuentra un efecto significativo en salarios”.

Esto se debe, plantea, a que Nuevo León recibe personas de otras regiones, lo que incrementa la oferta laboral y “neutraliza el aumento en los salarios que esperaríamos de una mayor inversión”.
Por tanto, argumenta la Facultad de Economía, la inversión no tiene “efectos significativos sobre indicadores de bienestar social”.

Esto, agrega, “es consecuencia de que los beneficiarios directos de la actividad productiva que detona la inversión son extranjeros y parte de sus ganancias las envían al exterior y/o a los mexicanos de alto nivel ingreso”.

Las áreas pendientes 
La investigación incluye entrevistas con empresarios e industriales, quienes recomiendan “mejorar la infraestructura del estado y disminuir el tiempo para otorgar permisos de construcción, transmisión y uso de energía eléctrica y operación”, además de que plantean “hacer sinergia entre los tres niveles de gobierno”.

Los entrevistados también proponen crear infraestructura energética y de movilidad eficiente y adecuada para atraer al estado inversiones de alta tecnología. 

“En Nuevo México y Texas se otorgan incentivos fiscales a las empresas de sectores prioritarios y que demuestran creación de empleo; también tienen programas de capacitación y financiamiento”, refiere el análisis de la UANL.

Los beneficios de la inversión 

Según el estudio, por cada $100 millones de pesos que recibió el estado en inversión durante el 2022, se produjeron $56.8 millones de pesos en valor agregado, así como $16.2 millones en ingreso laboral.

Al analizar los $4,777 millones de dólares de IED captados por la entidad el año pasado, los beneficios suman $44,478 millones de pesos en valor agregado y $12,678 millones en remuneraciones, además de haber favorecido la creación de 75,167 empleos.

Sin embargo, la mayoría de los recursos foráneos (92%) fueron captados por sectores económicos “independientes”, es decir, que compran y venden pocos insumos dentro de Nuevo León, al estar muy enfocados a la exportación, lo que reduce sus beneficios para la entidad.

Según el documento, la inversión no tiene un efecto directo en el bienestar, sino sólo en la medida en que impulsa una mejoría en el ingreso per cápita local.

“No se encuentran efectos importantes de la inversión total y extranjera en los indicadores de rezago social (pobreza, desigualdad, educación, infraestructura, salud, entre otros)”, aclara la UANL.

Aun así, el estudio dice que el ingreso anual por habitante en el estado es 63% superior al promedio nacional, habiendo promediado $301,562 pesos en 2020.

Además, dice, el estado “se caracteriza por ser uno de los más prósperos del país”, al tener niveles de escolaridad y grados de formalidad laboral superiores a los promedios del país.

El estudio fue realizado, entre otros, por Joana Chapa Cantú, quien hasta el año pasado encabezó el Centro de Investigaciones Económicas de la UANL.

La investigación incluyó “entrevistas a profundidad” a secretarios de Economía, directores de parques industriales y directivos de empresas que recientemente han invertido en el estado, así como promotores de inversión en Nuevo León, Texas y Nuevo México, informa la Facultad de Economía.

Las recomendaciones:

Acciones sugeridas por la Facultad de Economía de la UANL para municipios, estado y federación en sus estudios sobre el impacto de la inversión en Nuevo León.

Impulsar mejoras regulatorias en los tres niveles de gobierno. En concreto, reducir los tiempos para otorgar permisos de construcción, transmisión y uso de energía eléctrica y operación, entre otros

Más políticas de fomento a la proveeduría local. Los sectores que más reciben Inversión Extranjera son también, dice, los que más exportan, pero tienen alta dependencia de la importación, por lo que sus beneficios multiplicadores en la economía son reducidos

Más inversión en infraestructura. En especial, de energía eléctrica y agua tratada, para promover el arribo de empresas al estado

Mejorar las reglas de fomento a la inversión. La UANL sugiere que en los incentivos a inversionistas no sólo se considere la generación de empleos directos, sino el salario que recibirán los trabajadores. 

Vincular a empresas con universidades. Con miras a empatar las habilidades requeridas por la industria con las que ofrece la academia

Actualizar con más rapidez los datos de inversión. La falta de estadísticas limita entender la dinámica de la inversión estatal, factores que la impulsan y su impacto en el crecimiento y desarrollo.

Fuente: Análisis propio con información de la Facultad de Economía de la UANL