La IA ¿aliado o enemigo de los negocios?

En los primeros meses de este año el uso de esta tecnología aumentó 22% en empresas mexicanas, a las que ha ayudado a procesar más datos, emular patrones y tomar decisiones automatizadas, para elevar la experiencia del cliente y fortalecer sus capacidades de innovación

Ilustración: IO Molina
Por
Escrito en NEGOCIOS el

La Inteligencia Artificial (IA) se está apoderando y transformando la vida empresarial, industrial y hasta política de México y el mundo.

Con la promesa de generar ahorros, reducir tiempos, disminuir costos, e incluso tomar decisiones autónomas, la IA podría ser tomada de dos formas: como el aliado o el enemigo perfecto, según el uso que se le dé, advierten los expertos.

De acuerdo con un estudio realizado por la plataforma de CRM HubSpot, el uso de la IA en empresas en el país aumentó 22% sólo en el arranque del presente año, sobre todo en el área de ventas.

Por ello, debido a su rápida evolución y alcance, ya se anticipan reglamentaciones para evitar un uso y crecimiento indiscriminado e ilegal, no sólo a nivel local, sino global. 

Y es que a medida que la IA avanza y las empresas la aplican, el desafío no sólo es que se sepa utilizar bien, sino comprender cómo sus algoritmos llegan a tal o cual resultado, de tal manera que no se convierta en una ‘caja negra’ imposible de interpretar.

La IA es tan buena y confiable como el entrenamiento que recibe, advierten los especialistas.

Enfoque: lograr más ingresos 
El estudio ‘Estado de las ventas 2024’ de HubSpot, que hace apenas un mes dio a conocer, destaca que hoy ya 80% de las compañías del país que utilizan la IA, han incrementado sus ventas gracias a esta tecnología.

Y es que en un ambiente empresarial donde a nivel global la productividad y el crecimiento en ventas son prioritarios, la IA generativa, aquella que crea contenido, juega un papel preponderante.

Uno de los grandes desafíos a nivel costos que tienen las empresas mexicanas es llegar a clientes potenciales y ganar nuevos.

Por ello el uso de la IA deberá ser el mayor aliado, destaca HubSpot.

La IA puede ser útil para todas las empresas: para las que gestionan pedidos e inventarios; para todas aquellas que tienen atención a clientes, tareas de marketing o desarrollo de nuevos productos, áreas de recursos humanos, análisis financiero, e inteligencia de las cadenas de suministro, ya que provoca que aceleren su innovación.

International Data Corporation (IDC), consultora de tecnología a nivel mundial, anticipa que a partir de 2025 se producirá un cambio de paradigmas en el sector empresarial. 

Una encuesta realizada por la consultora destaca que 35% de las empresas a nivel global empezarán a utilizar la IA para co-desarrollar (tecnología y empleados) productos y servicios, lo que duplicará su productividad y por ende sus ingresos, permitiéndoles generar $1 billón de dólares de ganancias.

El enfoque de las empresas en los próximos 18 y 24 meses estará en impulsar mejoras productivas, generando una mayor interacción entre las áreas de ventas, TI y finanzas, destaca la encuesta.

Sin embargo, a partir de este año, Jyoti Lalchandani, vicepresidente del grupo IDC, prevé que las herramientas de IA empezarán a tener un mayor uso productivo.

“Para la mayoría de las organizaciones es fácil aplicar la Inteligencia Artificial en usos de productividad. Sin embargo, se están preguntando si les generará una verdadera reducción de costos y aumento de ingresos”, expone.

Ante ello, se prevé que las empresas empiecen a ver beneficios económicos en ganancias, ventas, TI, finanzas, operaciones y cadena de suministro en un lapso de 3 a 5 años.

“Las empresas tendrán que pensar sistemáticamente en cómo transformar sus roles para que sean más satisfactorios y significativos”, destaca IBM México a pregunta expresa para Distrito ABC.

De esta forma, incorporar la IA a los flujos de trabajo no sólo generará nuevos conocimientos e innovación, sino una fuerza laboral más satisfecha y productiva, advierte la empresa tecnológica.

El experto, escritor e investigador estadounidense Tiago Forte, quien hace un mes estuvo en México presentando su libro “Crea tu segundo cerebro”, argumenta que el cerebro humano está expuesto a un mayor volumen de información que se refleja en ‘cuellos de botella’ en las empresas, además de estrés y ansiedad en los empleados, lo que merma su calidad de vida.

Forte diseñó un método para organizar “la vida digital de empresas y personas”, el cual se ha establecido ya en compañías como Toyota Motor Corporation, Google, y en instituciones globales como el Banco Interamericano de Desarrollo.

Para él, la IA es un elemento importante, pues se trata de una tecnología que brindará la oportunidad de usarse a nuestro favor, para mejorar y fortalecer habilidades, agilizar procesos y reducir problemas, más no para reemplazar a los humanos.

“La inteligencia artificial puede agilizar, simplificar y automatizar algunos de los pasos donde no tienes que hacerlo tú mismo, pero los pasos siguen ahí; todavía tienes que capturar esa información, organizarla para poder entregársela a la IA, y que sea procesada bajo tus requerimientos; esa es la gran diferencia”, considera.

Así, la IA se convierte en un facilitador y acelerador, no en un reemplazo, advierte en su libro.

La tecnología evoluciona de forma constante, pero la esencia del proceso creativo se mantiene igual: capturar información, organizarla en diferentes fragmentos, destilar los datos más importante y por último expresar el propio punto de vista a través de la escritura, lo oral, el diseño, la enseñanza y otras disciplinas. 

Eso es entonces un proceso humano, no tecnológico. 


 A vender con la IA 
Hoy la IA ya no es una moda, pues empieza a tener un impacto real en la forma en que algunas empresas atraen clientes y los retienen.

Según un estudio de Robo Reach ai, consultora que busca enseñar a las empresas cómo usar la IA en marketing para potenciar sus ingresos, las empresas están ya adoptando aplicaciones principalmente en el área de ventas y mercadotecnia.

Muchas comienzan a usarla para conseguir un mayor número de clientes, aumentado hasta 50% los tiempos de contacto con ellos, reduciendo entre 60 a 70% el tiempo de llamadas, lo que ha repercutido en menores costos, que van de entre 40 y hasta un 60 por ciento.

Estas empresas lo que han utilizado son programas informáticos inteligentes que les ayudan a vender de forma eficaz.

“Como si tuvieran un asistentes que puede realizar ‘toneladas de llamadas’, procesar miles de datos sobre clientes, y establecer comportamientos y tendencias de mercado”, destaca Robo Reach ai.

Otras firmas usan la IA como asistentes de ventas de voz, pues les permiten atender a sus clientes de forma rápida para que puedan encontrar lo que buscan o responder a sus dudas de manera más programada. Estos asistentes utilizan programas para comprender el habla humana.

Sin embargo, la IA no sólo se puede aplicar a las ventas. También tiene relevancia en áreas de mercadotecnia, pues permite que las compañías elaboren mensajes cortos y directos.

Puede obtener datos como edades, lugares de residencia, uso y visitas a páginas web, compras en línea, periodicidad y todo lo que necesita una compañía para realizar una predicción de probabilidad de compra de un producto o servicio de determinados clientes; todo ello, en cuestión de minutos, cuando un modelo predictivo puede llevarse semanas.

Por ello, como dice Forte, la IA agiliza y reduce esos tiempos, y se convierte en un facilitador para tener un equilibrio entre la productividad y el bienestar.

“Es utilizar la escritura, herramientas digitales y todo lo que hay al alcance, como un sistema de trabajo para el pensamiento; de ahí que puedas tener un segundo cerebro”, destaca.

Saber ponerle precio 
Otra área destacable donde la IA tiene aplicación es en la personalización de mensajes, pues una vez que ya se tengan identificados los clientes, puede elaborar correos electrónicos o mensajes de WhatsApp con contenido que las empresas tengan predeterminados, destaca un estudio de Atif Shehzad, fundador y director ejecutivo de Robo Reach ai.

También puede ayudar a las compañías en la optimización de sus dinámicas de precios. Esa es muchas veces la razón por la que los precios varían dependiendo del lugar de dónde se realizan las compras. Aquí la IA permite a los comercios observar lo que hace la competencia, analizar lo que la gente puede pagar y ajustar los precios al mercado.

Tiene aplicaciones en búsqueda visual y reconocimiento de productos; los chatbots de ventas inteligentes se convierten en “ayudantes que hablan con el cliente”, le ayudan a seleccionar el producto, realizar la compra, y pueden estar en contacto con éste las 24 horas del día, los 7 días por semana.

De acuerdo con un estudio realizado por Morning Consult para IBM, los usos de IA en las empresas están relacionados con la automatización de procesos, seguridad y detección de amenazas, así como la supervisión o gobernanza de la IA.

Por ello, las áreas beneficiarias de este proceso no sólo serán las de ventas y mercadotecnia, sino también, por ejemplo, recursos humanos, donde la IA permite acelerar procesos centrales como el reclutamiento, retención y el desarrollo de habilidades, generando mayor productividad y diversidad de talento.

En las áreas financieras, podrán lograr objetivos operativos y estratégicos en menor tiempo, apoyar en el desarrollo de pronósticos ya diseñados, tendencias comerciales, variaciones y modelos de rentabilidad para mejorar los objetivos de la organización.

Y por supuesto, también las áreas de suministro: las empresas pueden aplicar la IA en planificación, operaciones y en el compilado masivo de datos para gestionar volatilidad en la demanda, limitaciones de oferta, programación de producción y distribución dinámica.

Así la IA en las empresas las ayudará a ser más eficientes y a realizar trabajos de mayor valor, además de apoyarlas en la generación de creatividad, innovación y nuevas habilidades que repercutirán en sus números, clientes más felices y trabajadores menos estresados.

Por ello, se trate de una gran corporación o de una pequeña empresa, adoptar la IA como estrategia de negocios será clave para el crecimiento y para la creatividad.

Los que más la aprovechan
A nivel corporativo, se están creando aplicaciones interesantes que fomentan la competitividad empresarial, en sectores tales como:

Salud.- La IA ayuda a abordar desafíos, por ejemplo en radiología. Con sólidas capacidades de análisis de datos e imágenes, la IA puede apoyar a radiólogos en la adquisición de imágenes, lecturas e interpretaciones iniciales, priorización y clasificación de estudios relevantes de los registros de un paciente para elaborar recomendaciones de hallazgos relevantes de la literatura o guías clínicas.

Banca.- Apoya a los representantes de servicio al cliente de las instituciones financieras, con un conjunto de herramientas. Con un conocimiento profundo de las ofertas de productos del banco y una comprensión clara de los perfiles individuales de los clientes, los ejecutivos pueden adaptar sus recomendaciones y soluciones con mayor precisión, alineándolas a las circunstancias y objetivos financieros únicos de cada cliente. Además, la IA puede ayudar en la detección de fraudes en tiempo real, prevención del ‘lavado de dinero’ y hasta en el procesamiento de las reclamaciones.

Manufactura.- Los fabricantes suelen enfrentarse a diversos desafíos, como fallas imprevistas de la maquinaria y equipo, o problemas con las entregas de productos. Al aprovechar el poder de la IA, las empresas pueden mejorar la eficiencia operativa, introducir nuevos productos, adaptar diseños y elaborar estrategias para decisiones financieras futuras, avanzando así en su camino hacia la transformación digital. También pueden realizar mantenimientos predictivos, controles de calidad con visión artificial y mantener la gestión de inventarios.