Banco de Alimentos

Escrito en OPINIÓN el

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) se estima que el 14.7 por ciento de la población del Estado de Nuevo León carece de una alimentación nutritiva y de calidad.

Es decir que alrededor de 861 mil personas que habitan en territorio nuevoleonés no tienen acceso a complementar una alimentación adecuada, dado a que los ingresos que obtiene no le alcanzan para satisfacer esta elemental necesidad.

Ante esto es que sociedad y Gobierno, debemos emprender acciones para ayudar a quienes menos tienen, apoyar desde nuestras trincheras a quienes carecen de todo para que se puedan alimentar y con ello tener las fuerzas para realizar otras tareas.

Hasta hace unos cinco años en Nuevo León cerca de 200 mil toneladas anuales de alimentos que se producían en restaurantes, comercios, tiendas al detalle, supermercados, tienditas y hogares se desperdiciaban iban a parar a la basura.

Ante esta circunstancia es que desde el Poder Legislativo se aprobó la Ley del Derecho a la Alimentación Adecuada y Combate al Desperdicio de Alimentos para el Estado de Nuevo León, que da pauta al manejo de los alimentos que iban a parar a los basureros  para que pudieran rescatarse para el consumo humano.

El jueves un grupo de diputadas y diputados del Congreso del Estado visitamos el Banco de Alimentos de Cáritas de Monterrey, que se ubica en la colonia Lucio Blanco del municipio de San Pedro Garza García, en donde su presidente Enrique Gómez Junco y la Secretaria de Igualdad, Martha Herrera informaron sobre la estrategia Hambre Cero Nuevo León  para dar brindar alimento a quienes viven en pobreza extrema.

A través de la estrategia se han atendido a 21 mil 864 hogares, equivalente a 80 mil 501 personas mediante transferencias económicas y apoyos alimentarios, lo cual repercute positivamente en su calidad su calidad de vida.

Se está avanzando en esta estrategia, se están llevando alimentos a quienes carecen de estos, pero aún falta camino por recorrer para llegar a los objetivos que se han tazado.

Desde el Congreso del Estado cuidaremos que en el presupuesto que ejercerá el próximo año el Gobierno del Estado se etiquete, pero sobre todo se incremente, una partida para este Banco de Alimentos.

Es aquí en donde cada quien desde su ámbito, desde su posibilidad, desde su trinchera podemos hacer un voluntariado, hacer donativos en especie o en efectivos para contribuir con la tarea que viene realizado desde hace 30 años Cáritas de Monterrey a través de su Banco de Alimentos.