De 4 a 10

Escrito en OPINIÓN el

No nos lo merecemos o quizás sí. Me refiero a la gravísima crisis por el desabasto de agua que padecemos desde hace meses. Un problema que se veía venir, las medidas drásticas debieron ser detonadas en aquel entonces. Al principio unos cuantos no tenían este recurso hoy todos carecemos de el.

El agua es un recurso básico que cualquier ciudadano debiera gozar y más si pensamos en un estado como el nuestro que se supone uno de los más ricos del país, una entidad a la que cada día llegan más paisanos en busca de mejores oportunidades pero que ahora se topan con el grave problema de que ni siquiera podemos ofrecerles literalmente un vaso de agua a menos que lo beban de madrugada.

Este problema representa sin duda el grado de irresponsabilidad con que gobiernos anteriores han actuado al designar al frente de la empresa del estado que presta este servicio a funcionarios incompetentes y ladrones. Pésimos administradores, que pasan de aprendices a maestros de la corrupción en muy poco tiempo.

Demuestra además la falta de visión de quienes nos han gobernado. Sus gobiernos son de corto plazo, buscan oportunidades de relumbrón que los hagan aparecer como extraordinarios gobernantes cuando en realidad son mediocres pues empeñan sus esfuerzos en obras y servicios de efecto inmediato, se preocupan de que su estadía en el poder sea placentera.

Estamos ante una crisis social a punto de estallar y con justa razón. Imaginemos la angustia y molestia que padecen la inmensa mayoría de los neoleoneses que se trasladan al trabajo en transporte público, también inmerso en crisis, que les roba mas de 4 horas de su día en ir y venir.

Así después de una jornada de trabajo de 8 horas mas 4 de transporte, han invertido la mitad de su día bajo temperaturas cercanas a 40 grados, cuando finalmente llegan a casa para descansar y convivir en familia encontrando que su día aún no ha terminado sino que quizá comienza con lo peor pues no tendrán agua para darse un baño y frente a ellos estará una pila de trastos y un bulto de ropa pendientes de lavado, eso sin contar con el aseo de la casa también pendiente.

Cuando la noche comienza no deben olvidar despertar a las 4 a.m. para llenar botes de agua. Quien propuso esta medida, seguramente sale de casa después de las 10 a.m., sin usar transporte público. Con estas medidas a qué hora creen que puede descansar la fuerza laboral que mueve comercios e industrias?.

El gobierno debe tomarse muy en serio esta crisis y además de juzgar a los responsables, asumirla como propia. No hay tiempo para la curva de aprendizaje. El modelo de prueba y error en busca de la solución terminará por estallar. Apostarle a Tlaloc, también.