Rockola nacional

Escrito en OPINIÓN el

Increíble, absurdo y bizarro son adjetivos que merecen ser empleados para el espectáculo mañanero que todos los días tiene la “conferencia de prensa” que marca la agenda nacional.

El Presidente tiene miles de recursos para dar respuesta a los problemas más graves y serios que enfrenta el país. No importa la magnitud del problema, él siempre saldrá con alguna historia alterna, sus datos siempre juegan a favor nunca en contra.

La imaginación con que se monta el espectáculo mañanero parece inagotable. Sólo por morbo resultaría interesante conocer la planeación de la mañana siguiente.

Difícil imaginar que teniendo tantos y tan graves problemas, se tome el tiempo para seleccionar la pista que como fondo musical se utilizará la mañana siguiente. Juan Gabriel, Serrat, Amaury Pérez y ahora Chico Che han sido parte de las complacencias musicales matutinas que sonorizan el espectáculo.

Debiera incluirse como canción de fondo todos los días la de Louis Armstrong “What a wonderful world”, ese es el país que imagina sin que nadie se atreva siquiera a sugerirle que la del “Titanic” está más ad hoc.

Oportunidades perdidas todos los días, miles de millones derrochados en obras faraónicas inviables y como respuesta le sube el volumen a la pista musical en turno.

“Uy qué miedo, mira cómo estoy temblando” de Chico Che ha sido la última selección para responder a un conflicto internacional en puerta con Estados Unidos y Canadá por violaciones al T-MEC en materia energética.

El Presidente conoce la política nacional y sabe cómo resolver problemas políticos. Sabe usar la pinza y apretar la tuerca de lo que sí estoy seguro es que desconoce de política internacional y menos de diplomacia.

De eso se encarga Marcelo Ebrard, quien se las ha visto negras ante los constantes desatinos en que ha incurrido la presidencia al momento de abordar un tema internacional.

Sólo ha tomado malas decisiones desde el boicot a la Cumbre de la Américas convocada por Estados Unidos hasta la sugerencia de derribar la Estatua de la Libertad sumándole su insistencia a estrechar lazos y relaciones con Cuba y Venezuela.

Error de cálculo por ignorancia es lo que está sucediendo cuando el Presidente minimiza el alcance del conflicto que está en puerta ante las violaciones al T-MEC.

La politiquería y las pistas musicales no tienen espacio en estos conflictos. México será convocado a un panel internacional por el incumplimiento al tratado y las consecuencias serán fatales, económica, comercial y políticamente pueden ser de tal magnitud que acaben con todo el parque político acumulado para ganar el 2024.

Es cosa seria, ojalá así se lo tomara.

Nota: La opinión de los columnistas es responsabilidad exclusiva de los mismos.