¡Felicidades Monterrey!

Escrito en OPINIÓN el

Se cumplen mañana martes 426 años de la fundación de la capital del Estado de Nuevo León, Monterrey, por parte de Don Diego de Montemayor quién con 12 familias el 20 de septiembre de 1596 se asentaron en las inmediaciones del río Santa Lucía.

Pero es de recordar que Don Diego no fue el primero en intentar fundar lo que ahora es Monterrey, anteriormente habían hecho lo propio, sin éxito, Alberto del Canto en 1577 y Luis Carvajal y de la Cueva en 1582.

En estos poco más de cuatro siglos de la fundación de Monterrey, en donde habitaban alrededor de unas 45 personas, integradas en una docena de familias, ahora somos un millón 142 mil 994 habitantes en la capital, y cinco millones 784 mil 442 personas en todo el Estado.

De iniciar con una actividad económica con la agricultura  y la  ganadería, predominante por parte de las familias fundadoras Monterrey, ahora es reconocida como una ciudad industrial que aporta el ocho por ciento del Producto Interno Bruto al País.

Esto gracias a la visión que en su momento tuvo Don Eugenio Garza Sada, quien como capitán de industria, forjó una serie de empresas generadoras de empleo y capital, que llevo a Monterrey a ser reconocida como la capital industrial de nuestro País, México.

Pero Monterrey también destaca por sus centros educativos de excelencia, tanto privados como públicos, que atraen a estudiantes de otras partes de México, e incluso del mundo, a migrar a estas universidades y asentarse en esta región como lo hizo Don Diego de Montemayor y las familias que lo acompañaban, en estas tierras regias.

Y que decir de la atención hospitalaria que existe en nuestra ciudad, que ha llevado a comparar a la capital de Nuevo León con ciudades de Estados Unidos de Norte América, como Houston, Texas, por la calidad de sus hospitales que reestablecen la salud de las personas que por alguna casusa han sido afectados.

Este crecimiento de Monterrey en estos 426 años no ha sido fácil, a lo largo de estos 155 mil 593 días, pues en este tiempo al igual que hoy en día, se ha pasado por crisis del agua, por crisis hídricas y otros problemas como el embate de  fenómenos meteorológicos.

Pero gracias al temple y tenacidad de los regiomontanos es que hemos salido adelante, hemos salido abantes a la adversidad como lo haremos ahora todos juntos por el bien de nuestras familias y de Nuevo León, por eso ¡Felicidades Monterrey!