Cómo viven la pandemia las mujeres

Ana Fernanda Hierro
05 de Noviembre 2020
image

Ana Fernanda Hierro

ONU Mujeres señala claramente: los impactos de las crisis nunca son neutrales en términos de género y la COVID-19 no es la excepción. Aunque la pandemia ha afectado a toda la población, las mujeres están soportando el mayor peso de los efectos sociales y económicos.

Esto es porque la pandemia ha evidenciado y profundizado desigualdades preexistentes entre hombres y mujeres. Internacionalmente las mujeres tienden a ganar menos que los hombres, tienen menos ahorros, participan más en la economía informal, tienen menos acceso a seguridad social, participan más en tareas de cuidados y trabajo no remunerado, y componen la mayoría de los hogares con jefatura monoparental.

En Nuevo León 55% de las mujeres no participan activamente en la economía y 42% está en la informalidad. Además, 50% de las mujeres que sí trabajan ganan menos de dos salarios mínimos (vs. 34% de los hombres). Sin embargo, en el sector salud hay una mayoría de mujeres (70% en América Latina). Es decir: las mujeres están más expuestas a riesgos, pero tienen menos herramientas para protegerse que los hombres, tanto por su capacidad económica como por la protección social a la que tienen acceso.

A estas condiciones hay que sumar la desigualdad en la carga de cuidado y atención de los hogares. En Nuevo León, 79% de los hogares monoparentales tienen jefatura femenina, por lo que, ante las condiciones que ha traído la pandemia en las que no hay escuelas o guarderías disponibles, las mujeres enfrentan dificultades para poder cumplir con sus empleos y, al tiempo, hacerse cargo de las necesidades de sus familias. En un sondeo de la colectiva Mujeres+Mujeres se encontró que, en Nuevo León, 77% de las mujeres dedican más horas que antes a trabajos de cuidados de personas menores de edad, con discapacidad o adultas mayores.

A eso hay que sumar la violencia física, que con la pandemia ha visto incrementos: las carpetas de investigación en delitos de violencia familiar hacia a mujeres aumentó 46% en los últimos 6 meses (CONL) y Alternativas Pacíficas reportó 400% más llamadas de emergencia ante situaciones de violencia en el periodo del confinamiento.

En suma: las condiciones de inseguridad y desigualdad laboral, de ingresos, de carga de labores domésticas y de cuidados, así como de violencia física que enfrentan las mujeres en Nuevo León se han intensificado y profundizado a raíz de la pandemia. Actuar para contrarrestar el impacto requiere de respuestas inmediatas a la coyuntura y que atiendan los elementos estructurales que han dado paso a estas diferencias históricas.

 

Comentarios