¿Son necesarios jueces en materia penal electoral?

Gilberto de Hoyos
02 de Noviembre 2020
image

Gilberto de Hoyos

Recientemente me preguntaron si, desde mi óptica, es indispensable que existan jueces especializados en materia penal electoral, a fin de maximizar el derecho a la justicia de los ciudadanos y, por ende, el fortalecimiento de nuestra democracia.

Es, sin lugar a dudas, un tema complejo y requiere un análisis exhaustivo, sin embargo, trataré de abordarlo en dos entregas, haciendo la aclaración que se estudiará de forma superficial.

Primero, estimo necesario señalar que para la consolidación de un Estado de Derecho, es preciso garantizar a todo ciudadano, el acceso a la justicia como un medio de control, no sólo ante el poder del Estado mismo, sino también respecto al ejercido por los particulares.

Por ese motivo, nuestra Carta Magna otorga a toda persona el derecho a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla, en los plazos y términos fijados por las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial.

Ahora bien, en cuanto a la impartición de justicia en materia penal electoral, son competentes para dirigir el desarrollo del proceso penal, los jueces de distrito especializados en el sistema penal acusatorio o los de control y de juicio oral, dependiendo de las reglas establecidas, pero principalmente por el impacto en la elección (proceso electoral), ya sea federal o local, respectivamente. Cabe precisar que, además de los delitos electorales, estos jueces son los encargados de conocer los demás ilícitos conforme a la legislación penal. 

A nivel local, al Poder Judicial del Estado de Nuevo León le corresponde emitir resoluciones en las materias: civil, familiar, mercantil, penal y de adolescentes infractores. Cuenta con un Consejo de la Judicatura del Estado quien tiene dentro de sus atribuciones determinar aquellos juzgados de primera instancia que serán especializados en una materia considerando la opinión del Tribunal Superior de Justicia, mediante Acuerdos Generales.

En la próxima entrega, abordaré lo referente a la forma de especialización de los jueces descrita por la doctrina, así como los aspectos positivos y negativos que pueden derivar de la misma.

 

Comentarios