A la ciudadanía le preocupa todo menos las elecciones

Héctor Zuno
05 de Febrero 2021
image

Héctor Zuno

Existe en la creencia del político tradicional que en un año de elecciones, nada es más importante que decidir quién va a ser el próximo alcalde, gobernador o cualquier otro cargo en disputa.

Esto parte de la premisa de que el político cree que lo que es importante para él, va a ser importante para la ciudadanía. Nada más alejado de la realidad.

Vivimos una grilla artificial. Las campañas y las elecciones sólo despiertan interés en aquellos que se juegan un cargo y sus equipos de trabajo. Fuera de eso, la ciudadanía tiene preocupaciones más relevantes que escuchar promesas.

En la mayoría de los círculos familiares y de amigos, lo que se discute hoy día son las repercusiones de una pandemia que deja cada vez más muertes.

La ciudadanía de Nuevo León está preocupada por su futuro, por su salud y la de su familia, por saber si van a mantener sus empleos y seguir llevando pan a su casa. Habiendo tanta incertidumbre sobre el futuro y el presente, la ciudadanía está mostrando un mayor desinterés a la grilla política.

Teniendo a políticos que creen que todo gira entorno a sus personas y sus decisiones, las campañas se alejan todavía más de la ciudadanía y se convierten en épocas huecas, plagadas de eventos sin sentido y con propuestas que no responden a las necesidades de la gente.

Los políticos se confunden e infieren que solo porque falta poco para la elección la gente está interesada y entusiasmada por ir a votar. Hoy el ambiente que existe es de gran duda sobre qué va a pasar conmigo ciudadano o ciudadana.

Es por ello que va a ganar el político que entienda cómo dar respuesta y certeza a la gente por su futuro, y no que se preocupe por si lo ven bien o mal en unas fotos o eventos.

Va a ganar el político o la política que tenga un plan ya no tanto para el estado, sino para que a cada persona en Nuevo León le vaya bien.

Le hace falta al político quitarse su chaleco de campaña y ponerse en los zapatos del ciudadano, para que entienda las verdaderas problemáticas que sufre la gente, y así, solo así, despertar un mínimo interés en el ciudadano. 

Nota: La opinión de los columnistas es responsabilidad exclusiva de los mismos.

 

Comentarios