La misión de Felipe y Víctor

Héctor Zuno
19 de Febrero 2021
image

Héctor Zuno

La incorporación de los panistas y otrora aspirantes a la gubernatura de Nuevo León, Víctor Fuentes y Felipe de Jesús Cantú al proyecto de Clara Luz, fue la nota de los últimos días entorno a las campañas políticas en Nuevo León.

Y no es para menos, ya que ambos personajes pujaron fuerte y estuvieron considerados dentro del PAN como candidatos a gobernador.

Sin embargo, la selección de Fernando Larrazábal fue la gota que derramó el vaso y la causal de su salida de las filas albiazules. Estos movimientos políticos sin duda fueron una apuesta inteligente por parte de Clara Luz Flores, ya que si en algo palidece su proyecto es el miedo de la clase alta hacia lo que representan Morena y la 4T para Nuevo León.

Las incorporaciones de panistas con buena calidad de opinión en principio le suman en sus aspiraciones políticas, pero aún está por verse si Víctor Fuentes y Felipe de Jesús Cantú son capaces de comunicar y vender bien su nuevo proyecto a un electorado reacio y que ve con muchos negativos a Morena.

Y es que el voto panista y en general el de cualquier simpatizante no se transfiere en automático. Quienes piensan que los electores son como canicas que se pueden intercambiar, están muy equivocados.

El mejor ejemplo de cómo una transferencia de apoyos en votos requiere un esfuerzo mayúsculo, lo representa el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien cuando salió del PRD y fundó Morena, requirió de algunos años para absorber por completo el voto de la izquierda.

Es por ello que la misión de Felipe y Víctor no es nada sencilla y requiere de muchas cosas más que solo el nombre de ambos personajes. Van a tener que trabajar en serio en una comunicación efectiva, que le demuestre a su electorado que el proyecto de Clara Luz es sólido y presenta las mejores propuestas para Nuevo León.

En ese sentido, queda claro que la trinchera del senador Fuentes es la alcaldía de Monterrey, donde buscará captar el voto panista que queda descobijado ante la incorporación de una ciudadana con poco nivel de conocimiento.

Lo que aún queda por revelarse es hacia dónde irá Felipe de Jesús. ¿Un puesto en el gabinete? ¿Alguna candidatura local o federal sobre Morena?

¿Algún otro puesto estratégico donde capitalice el voto panista o afín a él? Queda mucho camino por recorrer pero estos amarres políticos pueden ser la diferencia en una elección tan cerrada como la que viviremos por la gubernatura de Nuevo León. 

 

Nota: La opinión de los columnistas es responsabilidad exclusiva de los mismos.

 

Comentarios