Las contracampañas en Nuevo León serán decisivas

Héctor Zuno
11 de Diciembre 2020
image

Héctor Zuno

Las contracampañas o coloquialmente conocidas como guerra sucia se están volviendo en la herramienta que inclinará la balanza en la elección de gobernador en 2021.

Hoy en día los políticos ya no se pueden dar el lujo de no llevarla a cabo. Ante una época tan polarizada en el país, es más fácil crecer a costa de tu rival que por méritos propios.

Existen pruebas de que en diferentes campañas políticas a lo largo del mundo, las contra campañas han sido el fiel de la balanza. Jaime Rodríguez en 2015, Donald Trump en 2016, y en menor medida López Obrador en 2018 son ejemplo de ello.

En Nuevo León lo que estamos presenciando es una guerra sin cuartel. Desde hace unas semanas y hasta junio de 2021 la ciudadanía va a tener una sobreexposición de atributos negativos de todas las candidaturas (Adrián de la Garza, Clara Luz Flores, Samuel García y quien vaya ser el ungido por el PAN).

Idealmente una campaña se debe tratar de presentar las mejores propuestas y convencer de que una candidatura es la mejor opción. En esta ocasión se va a tratar de convencer al electorado de que Clara Luz, Adrián y Samuel son las peores opciones por distintas razones.

Existen atributos que la ciudadanía neoleonesa empieza a rechazar y de la cual pueden echar mano las otras candidaturas: un gobierno con el estilo de López Obrador; un gobierno improvisado y sin experiencia; incluso un gobierno con muchos antecedentes de corrupción.

La intención va a ser generar miedo y capitalizar la incertidumbre que se vive actualmente por la situación económica y de salud. Por ejemplo hay un miedo que se está tratando de infundir sobre Morena y el peligro que representa para México y cómo podría llevar a Nuevo León hacia el precipicio.

Otro miedo a infundir es que todos los partidos tradicionales son lo mismo (PRI, PAN) y que representan una opción caduca que no vale la pena considerar.

Y sobre todo la especialidad de las contra campañas va a ser apelar al historial de corrupción de X o Y candidato, señalándolo por actos ilegales suyos o de gente cercana a su figura.  

En ese tenor, a lo que algunos le van a apostar es apelar al voto útil para que no gane la “peor” opción, tratando de convencer a base de descalificaciones y no de propuestas.

Parece ser que esta elección se la puede llevar no quien genere mas confianza, sino quien genere menos miedo.

 

Comentarios