Que echando a perder se aprenda

Juan Buxadé
15 de Noviembre 2019
image

Juan Buxadé

La Selección Mexicana de Fútbol Varonil Sub17 obtuvo su pase a la final del Mundial de la categoría… no importa cuándo leas esto.

Ya van 4 finales en los últimos 14 años y sin lugar a dudas se puede decir que los Aztecas son una potencia en el torneo.

Se ha levantado la Copa dos veces y éste domingo podría llegar la tercera, que en verdad espero pueda ser la vencida. Me queda claro que talento en este país hay y mucho, el tema es que en el momento de pulirlo y desarrollarlo nos cuesta y también mucho. Y es que los cambios que vienen no ayudan mucho.

De ser lustres desconocidos se convertirán en figuras públicas, es más, les aseguro que en estos momentos todos los medios deportivos están buscando a sus familias para una entrevista, para ver donde viven, que comen, que les gusta y que la gente sepa más de ellos.

Además de los medios de comunicación, los comenzarán a seguir representantes, quienes los verán como una mina de oro, ya serán guapos para muchas mujeres y a sus cuentas bancarias llegará mucho dinero, que hay que decirlo, es nada en comparación de lo que algún día podrán ganar.

De la noche a la mañana estos jóvenes se convertirán en el centro de atención del país pero ojalá en su entorno estén conscientes de que lo que están viviendo es pasajero, que la memoria de la gente es muy corta y que pueden tener una gran y bonita carrera, pero esto depende mucho de tener los pies en la tierra.

Tras la aventura brasileña regresarán a sus equipos de origen y se toparán con que en la Liga Mx por el sistema de competencia, más vale un malo conocido que un bueno por conocer. Querrán jugar todos los minutos posibles pero tendrán que ganárselos, inclusive ser pacientes y hasta trabajar el doble, porque pese a su éxito con el Mini Tri, no tendrán nada garantizado.

Estoy consciente de que tienen que haber muchos cambios en la competencia para apoyarlos, eso ya será un tema entre directivos y que tocaré en otra columna, pero dentro de una semana, cuando los chavos vuelvan a la realidad, dependerá en gran parte de ellos mismos el poder consolidarse como futbolistas profesionales, seguir participando en Selecciones con límite de edad y en algún momento llegar a Selección Mayor.

Muchos soñamos con poder ver a México en el famoso quinto partido e incluso llegar a mucho más y estos futbolistas pueden lograrlo en unos años, pero el verdadero partido está por comenzar.

Dicen que la historia sirve conocer los errores del pasado y no volver a cometerlos en el futuro, ojalá que por fin con esta nueva generación dorada, la lección ya haya quedado aprendida.

 

Comentarios