De covid, política y votos

Julio César Cano
14 de Enero 2021
image

Julio César Cano

Cualquier escenario que veamos en relación al covid aquí en Nuevo León es preocupante. Algunas decisiones tomadas por las autoridades, la actitud de buena parte de la población al no acatar recomendaciones y medidas, el alto número de contagios que ahora está peor que cuando pensábamos que estábamos peor, la ocupación de camas de hospital con cifras récord que mantienen en riesgo el sistema de salud… y la lista puede continuar.

Pero cuando se conjuga una pandemia (con los inminentes riesgos que representa) con un proceso político-electoral, en donde están de por medio muchos intereses partidistas y personales, las cosas se ponen peor.

Usted que me lee no me dejará mentir, y es que apenas se empezó a aclarar el rumbo de algunos, y no ha faltado quién se cuelgue del tema de la pandemia para tratar de “estar en la jugada” y hacerse notar a como dé lugar.

No digo que todas las decisiones de la autoridad en la materia sean acertadas; muchas sí son necesarias, quizá urgentes, aunque tal vez las formas y tiempos no fueron los adecuados, pero que eso sea aprovechado por algunos que buscan ganar simpatías, por no decir votos, es otra cosa.

Siempre lo he dicho, la educación, la seguridad, y sobre todo la salud no deben politizarse; esos temas no aparecen en la boleta electoral, no deben ser escudo o bala de cañón en ningún momento, y hoy menos que nunca.

Que algunos salgan a decir que hay vacunas en México gracias a ellos, u otros aseguren que podrían estar haciendo mejor las cosas, no aportan beneficio alguno y sólo crean confusión y restan.

No tengo duda, hoy que un proceso electoral estará por primera vez envuelto en una situación tan grave y sensible donde la vida está de por medio, la gente tendrá que decir ¡ya basta! a la politiquería, a declaraciones superficiales, a acusaciones al aire, a posturas que realmente no dejan beneficio a los ciudadanos porque sólo buscan beneficios personales.

Un ¡ya basta! también a que sigan actuando como si los ciudadanos no pensáramos y nos conformáramos con circos políticos, y de paso un ¡ya basta! al voto no razonado, al voto de castigo, a un voto nada inteligente que se emite dejándonos llevar por las vísceras.

Si el covid ya entró a la política, que sirva entonces para darnos cuenta de que están hechos no quienes están ahora, porque ya van de salida, sino quienes pretenden llegar. Si la pandemia sacó lo mejor y peor de nosotros, veamos entonces quién es quién, y con base en eso, decidamos pues, pero decidamos de la mejor manera posible.

Nota: La opinión de los columnistas es responsabilidad exclusiva de los mismos

 

Comentarios