Vidas en riesgo

Julio César Cano
22 de Abril 2021
image

Julio César Cano

Qué preocupante resulta la situación que estamos viviendo en la zona metropolitana de Monterrey… la pandemia por covid ha pegado duro en muchos sectores, lo sabemos… y sabemos también que es imposible pedir que se rescate todo lo que está en riesgo, pero cuando se trata de la seguridad e integridad de los ciudadanos, debería ponerse especial atención y hacer el máximo esfuerzo posible.

La crisis económica, que derivó de la crisis sanitaria, no sólo prevalece sino que continúa y se agrava… lo podemos apreciar en la cantidad de empleos perdidos, negocios cerrados, locales comerciales en renta por todos lados y sin posibles clientes, una reducción también significativa en el poder adquisitivo… y la lista puede seguir, pero nunca terminaría.

Dentro de esos claros ejemplos están los cierres de cinco estaciones de bomberos en diferentes municipios de Nuevo León; y con la cantidad mayúscula de incendios en fechas recientes, hemos caído en cuenta de la falta que hacen.

Se dijo que los cierres eran temporales, pero, el tiempo se alarga y no se ve para cuándo. Y aquí un aviso a tiempo: cada vez hay más rascacielos en la zona metropolitana, nos sentimos orgullosos de ello, pero, qué pasaría si estalla un incendio en uno de esos inmuebles si la respuesta tarda más ahora y sólo se cuenta con una escalera telescópica… ¡ojo autoridades!

Pero malo el cuento, ahora al cuerpo de bomberos en agonía se suma la Cruz Roja Mexicana, delegación Monterrey. Parecería que la benemérita institución está en terapia intensiva, desahuciada… y sólo le dan cuatro meses de vida… ¡cuatro meses!

La crisis económica ha pegado de tal forma, que quienes realizaban donaciones a la Cruz Roja ahora se ven imposibilitados para hacerlo, no hay voluntad para apoyar con campañas de redondeo o donaciones a través de los recibos de nuestros servicios básicos… nada más no se ven ganas, y créame, un peso por ciudadano, incluso por familia, podrían marcar diferencia.

Fíjese, echando números, nos damos cuenta que en este primer año de la pandemia, la Cruz Roja realizó, aquí en el Estado, más de 5 mil 400 traslados de pacientes covid a diferentes hospitales… ¿qué habría sido de esos pacientes sin el apoyo?

Y bueno, además de que están en la primera línea de atención, son el primer contacto con pacientes infectados, y estar en riesgo constante, los paramédicos de “La Roja” son considerados como personal de salud privado (así como lo lee) y tampoco son contemplados para vacunarlos.

¿Se merecen este trato, esta incertidumbre… se merecen que los dejen morir? ¿Qué haríamos los ciudadanos sin la Cruz Roja si en cualquier momento podemos necesitarla? Y mientras los partidos despilfarran recursos en el proceso electoral, a la Cruz Roja nadie voltea a verla, y créalo… con esto, también hay muchas vidas en riesgo. 

 

Comentarios