Consuelo

Karla Torres
11 de Noviembre 2020
image

Karla Torres

En Nuevo León, es imposible hablar de la defensa a los derechos humanos sin mencionar el nombre de Consuelo Morales. Tuve el privilegio de trabajar junto a la Hermana Consuelo.

En ese período conocí muy de cerca su trabajo y lucha en favor de poblaciones vulnerables y especialmente su acompañamiento a personas con familiares desaparecidos y personas internas en centros penitenciarios.

Esta semana desde Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, A.C. (CADHAC), institución que ella fundó y dirigió, se anunció su retiro tras 28 años de trabajo.

Una de las muchas cosas que recuerdo de la Hermana es una plática que tuvimos sobre las críticas de ciertos grupos religiosos hacia la comunidad LGBTI+, ella, una religiosa de la Orden de las Canónigas de San Agustín, respondió en aquella ocasión: “el único pecado que existe es no amar al prójimo”.

Esa es Consuelo Morales, defensora de todo el mundo. Para ella, la dignidad siempre va primero. Cálida cuando había que serlo, pero firme y férrea cuando le tocaba sentarse a exigirle cuentas a las autoridades o plantarse con el megáfono afuera del Palacio de Gobierno.

Lo mismo se sienta con agentes del ministerio público, víctimas, gobernadores, alcaldes, que con embajadoras y embajadores. El trabajo de Consuelo Morales ha llegado hasta la política pública, que representa uno de sus más grandes logros.

Ella siempre tuvo claro que para que exista un cambio real, éste debe venir desde las instituciones. La experiencia de trabajo de CADHAC en el tema de personas desaparecidas ha sido reconocido hasta por instancias internacionales como Human Rights Watch o la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas.

Gracias a su empuje, en Nuevo León se creó el Grupo Especializado de Búsqueda Inmediata (GEBI) para atender casos de desaparición durante las primeras 72 horas. A nivel legislativo, la Hna. Consuelo y el Grupo Amores lograron que se tipificara el delito de desaparición forzada en Nuevo León y que se aprobara una Ley Estatal de Víctimas.

Ha sido reconocida por múltiples instancias: Human Rights Watch, la Medalla al Mérito Cívico “Presea Estado de Nuevo León”, el Premio Franco Alemán de Derechos Humanos “Gilberto Bosques”; también en 2015 Consuelo fue Premio Nacional de los Derechos Humanos, entre otros reconocimientos.

Será la defensora y abogada Ana Luna Serrano quien suceda a Morales en la dirección de CADHAC. Estoy segura que continuará agregando conquistas al terreno de los derechos humanos en Nuevo León con la guía de su fundadora, quien estoy segura, seguirá luchando aún desde su retiro. 

Nota: La opinión de los columnistas es responsabilidad exclusiva de los mismos. 

 

Comentarios