Las causas van primero

Karla Torres
17 de Febrero 2021
image

Karla Torres

En la política, ya no es suficiente pregonar una ideología. Hoy, asumirse de “izquierda, centro o de derecha” o militar en algún partido con estas inclinaciones no significa nada.

Estamos viendo cómo se def?ine el panorama para las elecciones de junio y es un todos con todos; una compra venta de ideales. Si una institución no me da lo quiero (por las razones que sean), pues busco otra, aunque esto signifique tragarme mis palabras pues sus estatutos son opuestos a mi discurso.

Aquí el problema es que la ciudadanía no es tonta. Quienes seguimos de cerca el quehacer de los servidores públicos conocemos su desempeño, sus posicionamientos, sus resultados.

Vemos su incongruencia. Panistas de toda la vida, con posturas muy lejanas a la izquierda yéndose a Morena, por mencionar un ejemplo, sin embargo, hay varios. Eso de la congruencia a nadie parece importarle. El objetivo, al parecer, es encontrar un espacio para continuar en el poder.

Creo que es válido buscar espacios en la función pública cuando existe la vocación, una trayectoria de genuino servicio o activismo, pero lo que estamos viendo hoy en día rumbo a las elecciones de este año, no es eso.

Es una búsqueda por continuar en el poder en donde se pueda. ¿Cómo asegurarnos de votar por quienes genuinamente apoyen causas que beneficien a la ciudadanía? Basta con mirar su trayectoria: ¿cómo votaron en el Congreso o en el Senado? ¿qué iniciativas promovieron? ¿qué resultados dieron como alcaldes o gobernadores?

Los hechos resuenan más que los discursos. Les daré un ejemplo muy sencillo de cómo podemos hacer este ejercicio: busquen en Google. ¡Sí! Es tan fácil como eso. Seguramente se toparán con notas periodísticas sobre el trabajo (o ausencia de) cualquier personaje.

Hagamos este ejercicio con cualquier aspirante a cualquier cargo de elección popular para comparar y contrastar sus discursos y propuestas con sus acciones. No necesitamos más que acceso a Internet y 2 minutos para conocerles mejor. Votemos por sus causas y sus acciones, no por sus discursos. Nuestro futuro está de por medio.

 

Nota: La opinión de los columnistas es responsabilidad exclusiva de los mismos.

 

Comentarios