Más servicio, menos política

Karla Torres
20 de Enero 2021
image

Karla Torres

La importancia de la vocación de servicio en los funcionarios públicos es mayúscula, pues el resultado de tener a personas dedicadas a servir a sus intereses y sus grupos de poder son tangibles: corrupción, desvío de recursos, simulación, fraudes, y la lista puede pasar por todas las letras del abecedario.

Para muestra tenemos los gastos opacos que los municipios del área metropolitana de Monterrey han hecho por concepto de Covid 19: se han realizado compras por 630 millones de pesos, en donde Monterrey, la capital de Nuevo León, destaca por mayor gasto (288.6 millones de pesos) y su poca transparencia. ¿A dónde irá todo ese dinero? La ciudadanía no es ciega, tenemos claro que el 2021 es año electoral y los gobiernos están muy preocupados por llevar agua a sus molinos.

Ese es solo un pequeño ejemplo de los miles que tenemos históricamente a lo largo y ancho de nuestro país. En México y en Nuevo León, hablar de política es hablar de enriquecimiento ilícito, de peculado, de tráfico de influencias.

Los funcionarios públicos no son percibidos como servidores, sino como mercenarios del poder. Esto debe detenerse, si ahora no hemos tocado fondo como sociedad, no entiendo cuándo sucederá. El servicio público debe ser más servicio y menos política, debemos reinventarlo.

La semana pasada escuchaba en diversos medios de comunicación al aspirante a la alcaldía de Monterrey, Luis Donaldo Colosio, quien dio a conocer su intención de competir por la capital y en distintos medios afirmó: ningún partido debe ir por encima de la gente, de las ideas, de los proyectos; las causas van primero.

En esto coincido 100 por ciento con él. Al ciudadano de a pie poco le interesan las “ideologías” de los partidos, menos en una época tan complicada como la que estamos viviendo.

Ahora lo que importa es que elijamos a gobernantes que pongan al centro a la ciudadanía, acompañados de equipos plurales, profesionales y lo más importante: con verdadera vocación de servicio.

Seamos más críticos a la hora de elegir a quiénes nos van a representar, revisemos sus historiales, sus relaciones con partidos y otros personajes políticos, veamos sus resultados, conozcamos a sus equipos.

Solo así podremos obtener resultados diferentes a los que siempre hemos obtenido: gobiernos opacos que únicamente velan por sus intereses.

Nota: La opinión de los columnistas es responsabilidad exclusiva de los mismos. 

 

Comentarios