Los políticos a veces no entienden de política

Patricio Morelos
03 de Noviembre 2020
image

Patricio Morelos

Una vez que se acercan los procesos electorales, los ciudadanos comenzamos a analizar y comparar a los diferentes perfiles políticos que buscan ganar espacios de poder.

Y hay una distinción entre dos tipos de políticos: los políticos que hablan de política y los políticos que hablan de los verdaderos problemas de la gente.

Los primeros, concentran su discurso en la ideología de su partido, en iniciativas de ley o en las discusiones que tienen entre los diferentes grupos políticos. Como si su actividad del día a día estuviera enfocada en convencer al circulo político, o lo que llamamos “la grilla”, de que son la mejor opción.

Por su parte, los segundos le hablan a la gente. Hablan sobre salud, sobre seguridad o sobre empleos. Hablan sobre violencia familiar, sobre educación o sobre servicios públicos. Problemas que la gente vive todos los días, independientemente de las discusiones que se puedan llevar a cabo en los congresos o las oficinas de gobierno.

Hoy, en la era de la información y las redes sociales solemos decir que los ciudadanos buscan a políticos antisistema. Esos políticos diferentes como Donald Trump, Boris Johnson o el mismo Andrés Manuel López Obrador que entienden el sentir de la gente y lo traducen en mensajes de alto impacto y convencimiento.

Decimos que lejos han quedado las propuestas, y que ahora, lo importante es tener presencia en Instagram y Facebook.

Y es cierto: las redes sociales, las campañas emocionales y el acercamiento con el elector son temas fundamentales para llevar al ciudadano a la casilla el día de la elección.

Sin embargo, ante la peor pandemia del último siglo, con miles de personas fallecidas y otros tantos que han perdido sus empleos y negocios, vuelven a ser atractivos esos políticos con capacidad de tomar decisiones y resolver crisis.

¿A qué voy? A que la gente no quiere al candidato con la mejor corbata o el mejor vestido. La gente quiere a alguien que hable de sus problemas reales, pero sobre todo, que pueda dar respuesta a una crisis que se está llevando a millones de personas sin distinción económica, educativa o de preferencia política.

 

Comentarios