Prevén crisis de deudores

Bernardo Pérez Lince
04 de Mayo 2021, 07:35 horas.
Prevén crisis de deudores

Los mexicanos comienzan a batallar con sus deudas personales, de nómina, automotrices y, en especial, las de tarjeta. Foto: Especial

Comparte en icono icono icono

Aumenta morosidad en empresas y en créditos al consumo; bancos estiman pérdidas de más de $218,000 millones de pesos

Monterrey.-  “ Los despachos de cobranza van a estar a la orden del día”, advierte Mario Di Constanzo, analista del sector bancario y consultor.

“Se viene un problema social muy fuerte, una crisis de deudores”, anticipa.
  
 

Cifras de la Comisión Nacional Bancaria y Valores (CNBV) revelan que la morosidad, es decir, el incumplimiento en pagos sobre lo que prestan los bancos a los mexicanos, aumentó 20% en un año.

Calculada en dinero, la cifra ascendía al cierre de febrero a $143 mil 325 millones de pesos, más o menos unas 23 veces el presupuesto público del municipio de Monterrey.

image

Y el problema es aún mayor en lo que se conoce como “pérdida esperada”, que es la estimación del dinero que los deudores ya no podrán pagar, la cual alcanzaba en febrero los $218 mil 731 millones de pesos a nivel nacional, equivalentes a dos veces el presupuesto público de todo el estado de Nuevo León.

¿Quién se atrasa más?

En el pastel de la morosidad, las dos mayores tajadas se las llevan los consumidores y las empresas. Los primeros representan el 38% del total de las deudas no pagadas en tiempo y forma, y las segundas dan cuenta del 37 por ciento.

Sin embargo, los niveles de morosidad son inferiores en las empresas y la similitud en proporciones se debe a que éstas tienen contratados, en total, más crédito que los consumidores.

Según la CNBV, la cartera total del sector privado, es decir, los créditos totales, ascendía en febrero a $2.6 billones de pesos (millones de millones), con una morosidad del 2.68 por ciento, por encima del 2.23 por ciento de un año antes.

Aunque la diferencia entre un dato y otro es de sólo 0.45 puntos, el alza equivalió a un 19 por ciento, por lo que la IP nacional no ha pagado en tiempo y forma $53,233 millones de pesos del total de los financiamientos que contrajo.

En cuanto a los créditos al consumo, que incluyen desde los personales, hasta los de nómina, automotrices y los de tarjetas de crédito, entre otros, la tendencia es similar.

La cartera total alcanzaba en febrero $987 mil 411 millones de pesos y la morosidad ascendía al 5.50 por ciento, por encima del 4.38 por ciento del año previo. Con esto, el dinero que los consumidores no han pagado con regularidad sumó $54 mil 308 millones de pesos.

En tanto, la pérdida esperada en créditos empresariales alcanzó en febrero el 2.33 por ciento del total de la cartera crediticia, mientras que en los préstamos al consumo llegaba hasta el 9.42 por ciento.

En este último rubro destacan las deudas correspondientes a tarjetas de crédito, donde la pérdida esperada era del 12.53 por ciento. Es decir, de los $372 mil 218 millones de pesos que los mexicanos deben por sus compras con plásticos crediticios, unos $47,000 millones de pesos ya no serían pagados.

“Llega un momento en que las tarjetas se topan y las personas están sin dinero en la bolsa, a esto súmale que no existe en el país educación financiera”, asegura Chacho García, director de crecimiento de la empresa “Coru”, especializada en orientar y asesorar a personas con problemas de deuda.

“Más o menos el 75% de la población admite tener estrés financiero y éste no necesariamente se relaciona con el nivel de ingreso, sino con el simple hecho de saber que se tiene que pagar algo”, agrega el directivo
  
 

Te puede interesar