Salud femenina: la prevención vale oro

Gabriela Dimas
08 de Marzo 2019, 06:31 horas.
Salud femenina: la prevención vale oro

Foto: Especial

Con disciplina e información, pueden evitarse muchas de las enfermedades comunes de la mujer, sin afectar las valiosas tareas familiares y profesionales

Monterrey.-  Familia, pareja, escuela, trabajo y compromisos económicos conforman un huracán de responsabilidades que consume el tiempo de las mujeres.

A estas exigencias se deben sumar los desafíos propios de su salud, combinándolos en ocasiones con los de la maternidad, y sin descuidar sus objetivos de crecimiento personal y profesional.

Para ellas, la salud preventiva es un factor crucial. Aunque son más longevas, las mujeres también enfrentan más amenazas de  salud que los hombres.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecen que son las enfermedades cardiovasculaes las que más fallecimientos causan entre mujeres.

También, refieren que entre sus enfermedades más comunes están el cáncer del cuello uterino y el de mama; aunque es el cáncer de pulmón el que más defunciones causa entre ellas.

“Cuando llega la menopausia se baja la producción hormonal, entonces es cuando aparecen más enfermedades”, advierte la doctora Stephanie Hernández.

La menopausia no llega a la misma edad en todas las mujeres. Hay casos tanto precoces como tardíos, pero siempre va acompañada de síntomas diversos que pueden ser molestos, como los bochornos, la sudoración nocturna, el cansancio y los trastornos de sueño, así como problemas depresivos.

Hay diversos tratamientos, hormonales y naturales, por lo que es recomendable asistir con un especialista.

Una dieta balanceada, muchos líquidos y el no fumar son hábitos muy valiosos durante esta etapa. Por sus características físicas y fisiológicas, las mujeres tienden también más a la depresión que los hombres.

A ello se suman otras amenazas que sólo ellas sufren como los riesgos de la maternidad o las infecciones del tracto urinario.

UNA VIDAMEJOR

Aunque la frase suene a ‘cliché’, prevenir es mejor que lamentar. Afortunadamente, la ciencia médica ha avanzado enormemente y muchas enfermedades que antes amenazaban la vida de las mujeres, ahora son perfectamente prevenibles.

Todo es cosa de disciplina y actitud. Tener un buen estado de salud es el primer paso para asegurar una mejor calidad de vida, en lo individual y también a nivel familiar.

fiiart