Mark Wahlberg habla sobre su papel en 'El Milagro del Padre Stu'

La película se estrena el próximo jueves.

El actor en su papel como el padre Stu.Créditos: Especial
Por
Escrito en SHOW el

Estados Unidos.-  Cada momento de la filmación de la película valió la pena cuando vio el resultado, según dijo el actor, pues ésta quedó como la imaginaba y tiene el mensaje principal muy claro.

¿Por qué te parecía importante contar la historia del Padre Stu?

"La historia de Stu me conmovió de distintas maneras y por diversas razones; se asemejaba a mi propia vida de muchas formas, sobre todo a mis años de adolescencia y el comienzo de mi etapa adulta, esa manera de vagar desbocado por las calles y todo lo que recorrí hasta hallar mi fe, la transición que condujo a mi carrera y, ahora, mi misión, consiste en ayudar a otros que crecieron como yo, para que se atrevan a salir y hacer el trabajo de Dios".

A pesar de que Stu se convirtió en un hombre de fe, su historia es muy particular incluso tiene una florida manera de hablar, y esto es algo que no se ve en las historia basadas en la religión...

¿Por qué lo preservaste?

"Así habla la gente. Las personas tienen muchas dificultades y encaran numerosos retos, Stu solía ser así. Las mejores historias -más allá de su inclusión en nuestra película- fueron todas aquellas que me conmovieron, por ejemplo su manera de lidiar con ciertas personas que se creían privilegiadas porque daban más dinero o contribuían más a la iglesia que otros parroquianos".

La historia demoró algunos años en salir, ¿qué sentiste cuando por fin la viste?

"Lo más grandioso es que siempre oré por la intercesión de Stu, a lo largo de cada uno de los pasos dados. ¿Debía luchar hasta cansarme a fin de realizar la cinta? ¿Es esto acaso lo que se supone que debo estar haciendo? ¿Es esto lo que él querría? Todas esas cuestiones.

"De algún modo, él estuvo allí para que no olvidara mi tarea y para recordarme de qué trataba realmente semejante momento. Al ver la cinta completa por primera vez, mi emoción, obviamente, resultó incontrolable. Yo estaba enfrascado en mis propios problemas, intentaba separarlos de todo esto, pero, bueno, estaban ocurriendo en tiempo real, mientras rodábamos la cinta".