Supera el miedo a cometer errores

Nicole Fernandez
24 de Junio 2020, 16:00 horas.
Supera el miedo a cometer errores

Foto: iStock

Comparte en icono icono icono

Si te preocupas excesivamente por cometer errores, podrías hacer o decir las cosas equivocadas.

"El miedo no anda en burro". Es una frase que se ha escuchado por años y años. También, es una frase que lleva mucha verdad en ella.

La cantidad de miedos que existen son infinitos, los que puede resguardar una persona en su interior también. Hay miedos que llevan a cosas buenas y otros que solo estancan. El propósito de la vida es vivir las experiencias, conocerlas, aprender de ellas y ser mejores gracias a ellas, aún cometiendo errores.

El miedo a cometer errores está presente en miles y miles de cabezas. Para superarlo, existen procesos que se deben convertir en hábitos y comportamientos a trabajar día con día. Estas son las maneras de empezar a superarlo y vivir una vida... sin miedo a vivirla:

image

No tengas miedo o sientas vergüenza de tu miedo

No interpretes el miedo a cometer errores como una evidencia de que eres indeciso, de que no eres audaz o de que no eres visionario. 

El miedo tiene un propósito que evoluciona y cambia. La preocupación en el cometer errores solo existe para recordar que existen situaciones desafiantes. Un líder precavido tiene valor.

 

Usa habilidades de agilidad emocional

El miedo a cometer errores puede paralizar. Las habilidades de agilidad emocional son el antídoto a esa parálisis. 

Comienza detectando qué sientes y qué piensas. Decir los miedos en voz alta es como prender la luz en un cuarto oscuro. Después, hay que aceptar la realidad. Realiza una lista de cada verdad que se necesita aceptar. Finalmente, actúa de acuerdo a tus valores. Pregúntate cómo aplicarían en la situación y cuál es el relevante al momento de tomar la decisión.

 

Concéntrate en tus procesos

Se puede controlar el sistema, no el resultado. 

Preocuparse ayuda a tomar mejores decisiones si se hace de manera efectiva. Cuando uno se preocupa, debe concentrarse en soluciones. Dirige tus preocupaciones a comportamientos que reducirán de manera realista las posibilidades de fracaso.


Amplifica tu pensamiento

Cuando se abre la abertura, se pueden ver los más grandes miedos en un contexto amplio de otras amenazas existentes. 

Al expander el panorama se obtiene una mejor perspectiva sobre a qué se le tiene más miedo. Suena ilógico, pero se reducen los miedos al pensar en los posibles resultados de otros.

 

Reconoce el valor del ocio

El miedo hace difícil ver en otras direcciones y así está diseñado para funcionar. No quiere que ignoremos amenazas.

Algunas personas reaccionan al miedo haciendo mucho y todo; en guardia o al comando todo el tiempo. Esto se manifiesta, por ejemplo, estando despiertos toda la noche trabajando.

El tiempo libre, y el dormir, son necesarios para dar un paso atrás, integrar los pensamientos, ver puntos ciegos y pensar de manera creativa. Consigue tiempo en silencio.

 

Sepárate del ruido que nubla el juicio

Cuando la gente es temerosa pueden entrar en modo monitoreo. Se ponen a revisar que están haciendo los demás constantemente, siempre están en redes sociales o checando información frecuentemente. Eso puede resultar en una carga.

La mente se abruma con tanta data y uno se empieza a sentir mal o decaído. Si se tiene ese comportamiento, hay que reconocerlo y aplicar límites. 

Si te preocupas excesivamente por cometer errores, podrías hacer o decir cosas equivocadas. Si entiendes como funciona la ansiedad en un nivel cognitivo, la puedes usar para tomar decisiones cuidadosas, audaces, bien razonadas y motivantes. Que el miedo no te detenga y úsalo a tu favor. Es posible.

Te puede interesar