Estudio dice que cualquier cantidad de alcohol puede dañar el cerebro

Casi la mitad de los participantes consumían alcohol a niveles superiores a las pautas de "bajo riesgo".

Por
Escrito en TENDENCIA el

Reino Unido.- Cualquier cantidad de alcohol puede causar daño al cerebro, y más de lo que se pensaba anteriormente, según un estudio que investigadores llaman uno de los más grandes de su tipo hasta la fecha.

Los hallazgos preliminares de la Universidad de Oxford se publicaron recientemente en medRxiv antes de la revisión por pares, basándose en datos clínicos y muestras de imágenes de más de 25,000 adultos en el estudio de Biobank del Reino Unido. Los sujetos tenían entre 40 y 69 años cuando fueron reclutados por primera vez entre 2006 y 2010.

Casi todos los participantes fueron clasificados como bebedores actuales, mientras que sólo el 5.2 por ciento eran no bebedores, de acuerdo con el estudio. Casi la mitad de los participantes consumían alcohol a niveles superiores a las pautas de "bajo riesgo" del Reino Unido, aunque pocos fueron considerados grandes bebedores, escribieron los investigadores. Mediante análisis de resonancia magnética, el equipo buscó correlaciones entre el consumo de alcohol y la materia gris en el cerebro.

“No se encontró una dosis segura de alcohol para el cerebro. El consumo moderado se asocia con efectos adversos más generalizados en el cerebro de lo que se reconocía anteriormente”, se lee en el estudio. “Las personas que beben en exceso o que tienen presión arterial alta e IMC pueden ser más susceptibles. Los efectos perjudiciales del consumo de alcohol parecen ser mayores que otros factores modificables. Deben revisarse las pautas actuales de consumo de 'bajo riesgo' para tener en cuenta los efectos cerebrales".

Quizás los hallazgos no sean sorprendentes, dijeron los autores del estudio, debido al mecanismo por el cual el etanol se difunde por todo el tejido cerebral.

Te podría interesar: La espuma en tu cerveza tiene beneficios poco conocidos  

Cuanto más alcohol consumían los participantes cada semana, menor era la densidad de materia gris en el cerebro, encontraron los investigadores, culpando al alcohol por una "variación en el volumen de materia gris" del 0.8 por ciento, aunque "un tamaño de efecto pequeño" fue un factor contribuyente mayor que otros factores de riesgo probados, como el tabaquismo.

Además, el tipo de bebida (vino, cerveza o licores) parecía infligir el mismo grado de daño; "no encontramos evidencia de que el riesgo de daño cerebral relacionado con el alcohol difiera según el tipo de bebida alcohólica", escribieron los autores del estudio.

Los investigadores atribuyeron el gran tamaño de la muestra al ofrecer evidencia estadística sólida para revelar asociaciones previamente no caracterizadas en diferentes áreas del cerebro, así como conexiones con los patrones de consumo de alcohol. El estudio tenía sus limitaciones, como una muestra potencialmente no representativa; los sujetos eran "más sanos, mejor educados, menos desfavorecidos y con menos diversidad étnica que la población en general", escribieron los autores.

Todavía hay algunas incógnitas, como la duración de la bebida necesaria para producir un efecto en el cerebro. Los investigadores sugirieron que ciertos períodos de la vida, como la adolescencia y la vejez, cuando el cerebro experimenta cambios significativos, podrían aumentar la vulnerabilidad.