La Tierra registró el día más corto en su historia: ¿porqué sucedió este fenómeno?

En el 2020 la Tierra reportó los 28 días más cortos que se hayan registrado desde que en los años 60 se comenzaron a usar los relojes atómicos.

La Tierra tuvo su día más corto desde que se mide con exactitud el movimeitno de rotación. Créditos: Archivo.
Por
Escrito en TENDENCIA el

Monterrey.- Fue el pasado 29 de junio cuando se registró el día más corto en la historia dle planeta Tierra, sin embargo, esto no fue por horas, ni por minutos, y tampoco por segundos.

Según el sitio timeanddate.com, una web especializada en medición del tiempo y las zonas horarias, la Tierra duró 1,59 milisegundos menos en girar sobre su propio eje el pasado 29 de junio, es decir, que ese día, ha sido el más cortó en duración. 

Para tener una idea del tiempo que perdió ese día es el equivalente a poco más de una trigésima parte de un parpadeo, pero esto solo se puede percibir con instrumentos muy precisos.

Cabe recordar que la duración de los días en la Tierra se mide por el movimiento de rotación, o lo que tarda el planeta en rotar sobre su propio eje.

Gracias a los relojes atómicos, se sabe que un día terrestre debe tardar en teoría 86 mil 400 segundos, que son los segundos que hay en mil 440 minutos o en 24 horas.

Hasta 2020, el día con menor duración del que se tenía registro había ocurrido el 5 de julio de 2005, con una duración de 1, 516 milisegundos menos que 24 horas.

Sin embargo, en el 2020, la Tierra reportó los 28 días más cortos que se hayan registrado desde que en los años 60 se comenzaron a usar los relojes atómicos.

¿A qué se debe que la Tierra tenga días más cortos?

Segúin Christian Bizouard, del Observatorio de París del Centro de Orientación de la Tierra comentó que a escalas temporales de décadas, de entre 10 y 100 años, la duración de los días presenta variaciones irregulares, sin embargo, reconoció que no se han encontrado las causas de dichas variaciones. 

Hay otros científicos que coinciden  coinciden en que estos cambios se producen por la interacción de factores como la actividad del núcleo fundido del planeta o el movimiento de los océanos y de la atmósfera.