Hombre descubre que tiene tatuada una pintura de Mar de Regil

Fue a través de las redes sociales que el hombre compartió lo que llevaba tatuado en su brazo.

Tatuaje de un jaguar de corazones.Créditos: Twitter
Escrito en TENDENCIA el

Ciudad de México.- Esta semana Mar de Regil, hija de la actriz e influencer Bárbara de Regil, causó mucha polémica en redes sociales por haber emprendido su propio negocio y poner a la venta unas pinturas que hizo recientemente.

Ante esto, un usuario compartió a través de sus redes sociales compartió una fotografía donde mostraba su tatuaje que era de un jaguar con corazones; mismo diseño de unos de los cuadros que Mar tenía a la venta.

Dicha publicación se hizo tendencia en redes y por supuestos los internautas no dejaron pasar sus comentarios entre bromas y risas; pues otros usuarios también señalaron tener los mismos tatuajes que las pinturas de la hija de Bárbara.

De acuerdo a los comentarios de los usuarios, señalaron que los tatuajes fueron inspirados en imágenes de Pinterest, por lo que muchos dedujeron que muchos de los diseños de Mar de Regil son basados y sacados de esa aplicación.

"Ya no hay que sacar nuestros tatuajes de Pinterest bro :(", comenta el usuario en redes.

Es importante recordar que desde el pasado 19 de junio, Mar abrió una cuenta de Instagram denominada seagallery._ en la cual comparte los cuadros que ha creado, junto con sus especificaciones. Los cuadros tienden a costar desde los 3 mil hasta los 10 mil pesos. 

Los cuadros que fueron presentados son de distintos personas de la cultura pop como el Pato Dolnald, Homero Simpson, la Pantera Rosa, entre otros.Aunque las pinturas tienen colores muy vivos y vistozos, los usuarios de redes sociales calificaron de "feas" estas pinturas y lanzaron fuertes críticas al arte de Mar de Regil. 

Homero Simpson pintado por Mar del Regil. Créditos: Instagram / seagallery._

Algunos de los usuarios mencionaron que, pese a que el arte es subjetivo, debe existir un limite y otros mencionaron que, aunque han estudiado artes visuales aún no se atreven a ver sus obras al precio establecido por Mar.